Vehículo de relación entre la sociedad y sus socios En la actualidad, la mayoría de las sociedades de responsabilidad limitada disponen de una página web cuyo principal cometido es dar publicidad a la actividad desarrollada por la empresa. Sin embargo, pocas páginas web disponen de los requisitos necesarios para hacer de la misma una verdadera web de la sociedad en los términos del artículo 11 bis de la Ley de Sociedades de Capital que sirva de vehículo propio de relación entre la sociedad y sus socios. ¿Cómo se crea la página web corporativa de la sociedad? En términos jurídicos, para crear una página web corporativa basta con seguir los sencillos pasos que prevé la Ley de Sociedades de Capital. Estos se pueden resumir en los siguientes:La creación de la página web corporativa deberá acordarse en Junta General de socios. Previamente, deberá figurar en el orden del día de la convocatoria la creación de la página web. El acuerdo de creación de la página web ha de hacerse constar en el Registro Mercantil. Una vez realizado dicho trámite, será publicado en el BORM gratuitamente. Hasta esa publicación en el BORM, las inserciones en la página web no tendrán efectos jurídicos.En términos prácticos, es habitual la creación de áreas reservadas a clientes o proveedores, e incluso a trabajadores. No obstante, para contar con una auténtica página web corporativa deberíamos crear un apartado o área interna dentro de la web que sirva como medio de comunicación de la sociedad y sus socios. ¿Qué beneficios prácticos puede tener su creación? El principal beneficio de la página web corporativa es sustituir a los costosos e inseguros cauces del correo certificado con acuse de recibo, burofax y publicaciones en el Boletín Oficial del Registro Mercantil, como medio de comunicación de la sociedad con los socios. Por ejemplo, para las convocatorias de Juntas Generales o para publicaciones exigidas en caso de modificaciones estructurales que afecten a la sociedad (fusiones o escisiones). Esta función es la que diferencia la web corporativa de la sociedad de una web normal de una empresa. Además de sustituir los costosos medios indicados, sirve también para una mayor claridad en la gestión. Esto último es un requisito cada vez más necesario en la creciente profesionalización de las sociedades mercantiles.  Una vez creada la página web, las publicaciones efectuadas en ella deben cumplir los siguientes indicadores:La sociedad ha de garantizar la seguridad de la página web. También garantizará la autenticidad de lo publicado y el acceso gratuito, descarga e impresión de los documentos insertados en ella. La carga de la prueba del hecho de la inserción y de la fecha corresponde a la sociedad. Los administradores tienen el deber de mantener lo insertado durante el término exigido en la...

¿Qué pasa con las cuentas bancarias cuando fallece su propietario? Cuando se produce el fallecimiento de alguien, generalmente son sus familiares quienes lo comunican al banco. Éste, por su parte, no debe proporcionar información alguna sobre los saldos del difunto ni del estado de las cuentas bancarias hasta que no se le demuestre quién tiene derecho a la herencia. Para ello se solicitan los siguientes documentos:- El certificado de defunción, certificado emitido por el Registro Civil en el que consta el fallecimiento de una persona.- El certificado de actos de última voluntad, certificado emitido por el Registro de Actos de Última Voluntad que contiene información sobre si el difunto otorgó o no testamento y, en caso afirmativo, los datos del mismo (fecha y notario ante el que se otorgó). No indica el contenido del testamento, sino solamente identifica cuál es el último testamento otorgado por el difunto.- Testamento o Acta de Declaración de Herederos. Si el difunto otorgó testamento, cualquiera de los interesados en la herencia puede acudir al notario ante el que se otorgó, o al que lleve su protocolo (así como al Archivo Notarial en caso de haberse otorgado hace más de 25 años). El notario comprobará que quien le realiza la solicitud es “llamado a la herencia”, es decir, que tiene derecho a ella, bien por ser familiar directo (cónyuge, descendiente o ascendiente), bien por formar parte de las disposiciones testamentarias realizadas por el difunto. En caso de no haber otorgado testamento hay que realizar un Acta de Declaración de Herederos. ¿Qué hacer después de presentar los documentos al banco? Una vez aportados estos documentos, el banco ya podrá dar la información sobre los saldos, cuentas, depósitos o acciones del difunto, pero no procederá a su entrega a los interesados-herederos hasta que éstos le acrediten que han cumplido con sus obligaciones fiscales. Es decir, el banco les solicitará los modelos de autoliquidación del Impuesto de Sucesiones (modelo 650 en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia). Este impuesto se debe liquidar en el plazo de 6 meses desde el fallecimiento, si bien generalmente existe la posibilidad de solicitar una prórroga. En ese momento, el banco debe desbloquear las cuentas bancarias del difunto y entregar los saldos a los herederos conforme a la cuota hereditaria acreditada. ¿Qué pagos se permiten realizar con el saldo en las cuentas bancarias de un difunto? Es muy importante saber que los pagos por los suministros habituales domiciliados en las cuentas bancarias del difunto se deben seguir atendiendo, así como los pagos realizados para los gastos del entierro y funeral. ¿Se produce el bloqueo de toda la cuenta aunque ésta sea compartida? No. Queremos aclarar esto, pues muchos clientes nos hacen asustados esta pregunta. Si la cuenta tenía varios titulares,...

Las sociedades tendrán que adoptar medidas técnicas y organizativas para garantizar un nivel de seguridad del tratamiento de información personal En los últimos meses se habla de la necesidad que tienen las entidades de adaptarse a la nueva normativa de protección de datos, pero resulta algo más complejo saber en qué se traduce la obligación de esta práctica. El nuevo Reglamento de Protección de Datos impone a las empresas la implantación de una política de protección de datos 'desde el diseño' y 'por defecto', lo que quiere decir que el empresario asume un compromiso de proactividad en el cumplimiento de la normativa de protección de datos de su compañía: debe adoptar las medidas técnicas y organizativas apropiadas, con el fin de garantizar un nivel de seguridad del tratamiento de datos personales adecuado al riesgo que conlleva, y no debe tratar más datos personales que los estrictamente necesarios para cada una de las finalidades del tratamiento que realicen.Para cumplir con la normativa de protección de datos, es necesario contar con el asesoramiento apropiado de expertos en privacidad y protección de datos. Por ello, en Carrillo Asesores cuentan con un equipo formado por profesionales especializados y colaboradores externos que ayudan a proteger la empresa y a prevenir sanciones. Para ello, informan a las empresas de las novedades en esta normativa para que estén al tanto de las principales tareas que conlleva su implantación.Para algunas entidades, este Reglamento supone el punto de partida, ya que no tenían implantada la anterior Ley de Protección de Datos y deberán adaptarse desde cero. Para otras, conllevará un proceso de cambios en la política de protección de datos que ya tenían implantada.En primer lugar, hay que analizar la necesidad de nombrar un Delegado de Protección de Datos (DPO), que será obligatorio en entidades públicas y también en entidades privadas en caso de que la compañía realice tratamientos de datos personales a gran escala. Estarán especialmente protegidas las categorías especiales de datos como salud, datos genéticos y biométricos, origen racial, convicciones religiosas, afiliación sindical, etc. El DPO se encargará de informar y asesorar a la compañía y a sus empleados de sus obligaciones en protección de datos, de supervisar el cumplimiento de las mismas y de actuar como 'punto de contacto' con la autoridad de control.En segundo lugar, hay que solicitar el consentimiento expreso e inequívoco para el tratamiento de datos personales en caso de que sea obligatorio, y deberá basarse en una acción afirmativa del interesado, no siendo válidos los consentimientos obtenidos de forma tácita o por omisión. En cuanto al envío de publicidad, a partir del 25 de mayo será necesario haber obtenido el previo consentimiento expreso e inequívoco del interesado para enviarle publicidad.Adecuar la información sobre...

La gran duda que nos puede surgir a la hora de jubilarnos es determinar si cobramos un Plan de Pensión en forma de capital o de renta anual, y cuanto pagaremos por ello. Bien es sabido, que las aportaciones a planes de pensiones gozan de atractivo anualmente en el IRPF reduciendo su tributación con las primas pagadas. Sin embargo, a la hora de jubilarse o cobrar dicho plan de pensión queremos ahorrar impuestos, ya que a groso modo hay que devolver lo ahorrado en tributación en años anteriores. Para aclarar estos conceptos, podemos manifestar que, el Plan de pensión se puede cobrar en forma de capital, de renta, combinando capital y renta, e incluso sin periodicidad. En cuanto a su tributación en el IRPF, variará en función de la opción elegida:Formas en que se puede cobrar el Plan de Pensiones. Para aclarar estos conceptos, podemos manifestar que el Plan de pensión se puede cobrar en forma de capital, de renta, combinando capital y renta, e incluso sin periodicidad. En cuanto a su tributación en el IRPF, variará en función de la opción elegida:Cobro en forma de renta anual: Las cantidades que cobre en forma de renta se integrarán en el IRPF del año de cobro como rendimientos del trabajo, sin reducción alguna. Es decir, anualmente cobrará una renta que se integrará y sumará junto con la pensión de la Seguridad Social u otras prestaciones, lo que a final de cuentas tendrá una tributación mayor que si no hubiera percibido dichas rentas ya que el IRPF tiene una escala de tributación progresiva. Cobro total en el rescate: Las cantidades que cobre en forma de capital también se considerarán rendimientos del trabajo en el ejercicio de cobro. Pero, en este caso, las que correspondan a aportaciones realizadas hasta el 31 de diciembre de 2006 disfrutarán de una reducción del 40%. Luego hay que valorar estos aspectos también.A la hora de planificar, si nos enfrentamos a una jubilación a final de año y queremos empezar a cobrar el plan de forma inmediata, recuperando además las aportaciones realizadas hasta 2006 en forma de capital (para disfrutar de la reducción del 40% indicada), recomendamos que empiece a cobrar en este año de jubilación sólo en forma de renta, y que espere al año siguiente para cobrar la prestación en forma de capital. Así tributará menos, ya que el tipo marginal de su IRPF en el año n+1 seguramente será inferior al del año n (año de jubilación, año en el que todavía habrá cobrado un salario y sus rentas serán más elevadas). En este caso habrá que indicar al pagador (entidad bancaria o aseguradora), que las primeras prestaciones en forma de renta en 2018 sean imputadas a aportaciones realizadas...