Hoy en Carrillo Asesores hablaremos sobre el régimen especial de entidades dedicadas al arrendamiento de viviendas. ¿Sabía usted que puede obtener ventajas fiscales por su sociedad dedicada a dicha actividad si cumple una serie de requisitos? Régimen especial de entidades dedicadas al arrendamiento de viviendas Acogerse a dicho régimen puede proporcionarle una serie de bonificaciones que quizás usted no sabía y a partir de ahora lo tenga muy en cuenta por su ostentoso aliciente fiscal.Se aplicará un 85% de bonificación sobre la cuota íntegra que corresponda a las rentas derivadas del arrendamiento de viviendas que cumplan los requisitos que más adelante expondremos. Si el arrendatario es discapacitado y en la vivienda se han realizado obras e instalaciones de adecuación, usted puede obtener una bonificación de hasta el 90%. En definitiva, este incentivo fiscal se aplica sobre los ingresos netos derivados del alquiler. Es decir, que tiene en cuenta los gastos directos e indirectos atribuibles a dichas rentas.Sin embargo, respecto de la exención del artículo 21 de la LIS señalar que en este régimen el beneficio queda limitado al 50% de las rentas procedentes de dividendos y transmisión de participaciones en las sociedades que aplican el régimen de arrendamiento de viviendas. Es sin duda importante porque supone una desventaja para inversores en este tipo de entidades.Este régimen es opcional y se aplicará a las entidades que tengan como actividad económica principal el arrendamiento de viviendas (junto con trasteros y plazas de garaje hasta un máximo de 2) situadas en territorio español, aunque es compatible con la realización de otras actividades complementarias y con la transmisión de los inmuebles arrendados una vez transcurrido el período mínimo de mantenimiento. Requisitos para acogerse al régimen especial de entidades dedicadas al arrendamiento de viviendas Deben de cumplir los siguientes requisitos para poder acogerse a este régimen especial:El número de viviendas que generan el patrimonio de la sociedad tienen que estar arrendadas u ofrecidas en arrendamiento. Este tiene que ser en todo momento igual o superior a 8. Las viviendas tienen que permanecer arrendadas u ofrecidas en arrendamiento durante al menos tres años. El incumplimiento de este requisito implicará para cada vivienda, la pérdida de la bonificación que hubiera correspondido. Contabilización separada de cada inmueble. Para saber la renta correspondiente a cada vivienda En el caso de entidades que desarrollen actividades complementarias a la actividad económica principal de arrendamiento de viviendas, que al menos el 55%:De las rentas del período impositivo, excluidas las derivadas de la transmisión de los inmuebles arrendados una vez transcurrido el período mínimo de mantenimiento, o alternativamente Del valor del activo de la entidad sea susceptible de generar rentas que tengan derecho a la bonificación.Incompatibilidades Este régimen especial de entidades dedicadas al arrendamiento de viviendas es incompatible con otros...

El pasado 19 de mayo de 2020, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo dictaba la sentencia 499/2020 sobre la interpretación del artículo 15 de la Ley 29/1987 para determinar el concepto de ajuar doméstico en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (LISD). El ajuar doméstico en el Impuesto sobre Sucesiones Dicho precepto dispone que “el ajuar doméstico formará parte de la masa hereditaria y se valorará en el tres por ciento del importe del caudal relicto del causante, salvo que los interesados asignen a este ajuar un valor superior o prueben fehacientemente su inexistencia o que su valor es inferior al que resulte de la aplicación del referido porcentaje”.En la práctica, y para evitar posibles liquidaciones complementarias, la gran mayoría de las liquidaciones del Impuesto sobre Sucesiones han aplicado la regla del 3% sobre el total del caudal hereditario. Incluso los programas oficiales de liquidación de impuestos lo hacen de manera automática. ¿Se debe considerar “ajuar doméstico” el dinero, las acciones o participaciones sociales, o las cuentas o depósitos bancarios del fallecido? Conforme al criterio del Tribunal Supremo, el ajuar doméstico lo comprende el conjunto de bienes muebles afectos al servicio de la vivienda familiar o al uso personal del causante, conforme a las descripciones que contiene el artículo 1321 del Código Civil. Este incluye:Ropa. Mobiliario. Enseres de la vivienda habitual común.Es decir, sólo aquéllos que puedan afectarse, por su identidad, valor y función, al uso particular o personal del causante. Quedan excluidos todos los demás.En consecuencia, el dinero, las acciones y participaciones sociales, por no integrase en el concepto de ajuar doméstico, no pueden ser tomadas en cuenta a efectos de aplicar la presunción legal del 3%. No se necesita prueba alguna a cargo del contribuyente, pues se trata de bienes que, en ningún caso, podrían integrarse en el concepto jurídico fiscal de ajuar doméstico, al no guardar relación alguna con esta categoría. Acciones o participaciones sociales en empresas familiares Esta interpretación es sumamente importante para las empresas familiares. Lo es ante una eventual sucesión integrada por acciones o participaciones sociales. Hasta ahora éstas se veían beneficiadas de la aplicación de la reducción por adquisición de empresa familiar. Pero dichos bienes, al formar parte de la masa hereditaria, computaban a efectos de calcular el ajuar doméstico. Esto podía redundar en una alta tributación pese a dicha reducción. Con la nueva interpretación dada por el Supremo, esta circunstancia ya no se produce. Las acciones o participaciones sociales no se consideran ajuar doméstico. Por tanto, no computarán a efectos de calcular el mismo.Y ahora, ¿se podrá reclamar la devolución de parte de las liquidaciones del Impuesto de Sucesiones en las que se hubiera aplicado la regla del 3% sobre el total de la masa hereditaria...

El informe anual de la OCDE “Revenue Statistics” (enlace a la versión inglesa en http://www.oecd.org/tax/revenue-statistics-2522770x.htm) estudia el detalle de la presión fiscal de los diferentes países en el año 2017. Los compara entre ellos y respecto al año anterior. Lo que está claro es que aunque "Si torturas los números lo suficiente, la naturaleza lo confesará todo" como dijo Ronald Coase. Al final los valores son los que son y eso no se puede cambiar. A partir de ahí las conclusiones seguro que son diversas. Incluso a veces contradictorias, dependiendo de quién las formule. Vamos a tratar de definir lo que es la presión fiscal. Así pondremos en contexto los datos del estudio. Que cada uno saque sus conclusiones en función de los mismos. ¿Qué es la presión fiscal? La presión fiscal no es ni más ni menos que los impuestos recaudados por un estado en relación a su PIB (valor de la actividad económica realizada dentro de un país). En el caso de España el dato de 2017 recogido en el informe es de un 33,7%. Por sí solo, este dato no dice nada (no se sabe si es mucho, poco, o qué es) si no se compara con el de otros países o con el de España en años anteriores. En el estudio se ve cómo el dato promedio de la OCDE es de un 34,2%, con países por encima y países por debajo (desde Francia y Dinamarca con un 46% de presión fiscal hasta México con un 16,2%). En algunos países ha subido y en otros ha bajado respecto al año anterior. ¿Qué puede significar todo esto? Para empezar, como se ha dicho, la presión fiscal es una división: Por tanto, el valor de la presión fiscal puede subir de un año a otro por cuatro factores, que:Solamente suba el numerador (que suban los ingresos fiscales recaudados) Solamente baje el denominador (que baje el PIB) Suba el numerador más que el denominador (que suban los ingresos fiscales recaudados más que lo que sube el PIB) Baje el numerador menos de lo que baje el denominador (que bajen los ingresos fiscales menos de lo que baje el PIB)Es un error común creer que si la presión fiscal ha subido es porque se recauda más por impuestos que anteriormente, cuando en realidad podría ser posible que incluso se haya recaudado menos que antes pero que por recesión económica el PIB haya bajado aún más. Por ejemplo:País X Año 2016 Año 2017Ingresos fiscales recaudados 50.000,00 45.000,00PIB 300.000,00 250.000,00Presión fiscal 16,67% 18,00%En este ejemplo, aunque la presión fiscal sube de un año a otro, no lo hace porque el Estado haya aumentado su recaudación, sino por la recesión en la que se encuentra que hace que el país haya perdido riqueza y que,...