El próximo 31 de diciembre de 2020 finaliza el período transitorio establecido dentro del marco del Acuerdo de Retirada de la salida ordenada del Reino Unido de la Unión Europea (UE). El primer requisito que su empresa deberá cumplir para poder exportar mercancías desde la UE hacia UK, y la que se importe desde UK en la UE a partir del 1 de enero de 2021, será obtener un número EORI en uno de los países miembro de la UE. ¿Qué es un número EORI? Un número EORI (Registro e Identificación de Operadores Económicos) es un número de registro e identificación para las empresas que se dedican a la importación o exportación de bienes dentro o fuera de la UE y el Reino Unido. ¿Cómo afecta a su empresa? Antes de BREXIT, tener un número EORI de cualquier Estado miembro de la UE servía para toda la Unión. Cuando el período de transición haya terminado, su actual número EORI podría no ser ya válido para importar/exportar bienes. Ya sea a la UE o al Reino Unido, que estará fuera de la UE.Tener un número EORI es decisivo. Asegura que puede continuar sus operaciones después del 1 de enero de 2021. Esto evitará los costos y retrasos en la frontera a la hora de efectuar el despacho de aduana. El hecho de no disponer de un número EORI válido, podría obstaculizar sus actividades de importación/exportación, dejando las mismas en suspenso. ¿Quién necesitará un número EORI? Si tiene un número EORI de la UE puede que tenga que solicitar un número EORI del Reino Unido o vice-versa.Aquellos negocios domiciliados en la UE podrían necesitar un número EORI del Reino Unido.Un número de EORI de la UE podría ser necesario para las empresas que tengan su domicilio fiscal en el Reino Unido.Aquellas empresas con sede fuera de la UE o del Reino Unido, es posible que necesiten dos números EORI. Uno para el Reino Unido y otro para los Estados miembros de la UE.Si actualmente tiene un registro de IVA sólo en el Reino Unido para la venta a distancia en la UE, puede que también quiera solicitar un registro de IVA adicional para un país miembro de la UE antes del 1 de enero de 2021.Consulte con Carrillo Asesores para mantener su flujo de mercancías a otros países dentro del marco legal vigente en cada país. Así evitará penalizaciones y retrasos en la aduana.Nuestros expertos del área de fiscalidad internacional te ayudarán a resolver cualquier duda o aclaración complementaria al respecto. Vigilará la optimización de tus recursos. Siempre dentro del marco legal que en cada caso sea de aplicación.Si quieres ampliar información puedes visitar nuestra serie de posts del Brexit. Parte I, Parte II, Parte III. También en especial...

Cuando se dispone de una estructura empresarial internacional, con representación en distintos países puede ser habitual que estas entidades se puedan prestar recursos entre ellas con objeto de financiarse de una manera apropiada. Deben respetar para ello la normativa existente de operaciones vinculadas, entre otros aspectos.Una empresa del grupo de un país por tanto podrá prestarle dinero a otra de otro país, con los intereses de mercado correspondientes. Pero, ¿en qué país van a tributar esos ingresos financieros por intereses? Si nos referimos a países de la Unión Europea, la Directiva 2003/49/CE del Consejo, de 3 de junio de 2003, relativa a un régimen fiscal común aplicable a los pagos de intereses y cánones efectuados entre sociedades asociadas de diferentes Estados miembros, nos dice en su artículo 1:“1. Los pagos de intereses o cánones procedentes de un Estado miembro estarán exentos de cualquier impuesto sobre dichos pagos (ya sean recaudados mediante retención a cuenta o mediante estimación de la base imponible) en dicho Estado de origen, siempre que el beneficiario efectivo de los intereses o cánones sea una sociedad de otro Estado miembro o un establecimiento permanente situado en otro Estado miembro de una sociedad de un Estado miembro.” El concepto de Beneficiario Efectivo Esta Directiva (disponible en español aquí) describe una serie de requisitos y restricciones. En un principio los intereses generados por préstamos de otra sociedad no residente en el mismo país estarán exentos en el estado de origen. Ahora bien, conviene hacer hincapié en el concepto de beneficiario efectivo. A este se refiere la directiva, además de comentarse en el modelo de convenio de doble imposición de la OCDE y en los distintos convenios bilaterales entre países.Tenemos que incidir en este concepto porque es un concepto procedente del ordenamiento jurídico anglosajón y por tanto a veces nos podría resultar “extraño”. Para ello nos es muy útil el análisis de la sentencia de 26 de Febrero de 2019 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Hay que tener en cuenta que esta sentencia centra la definición de este concepto únicamente para los pagos de intereses entre sociedades asociadas de distintos estados miembros. No vale un mero intermediario ni sociedad interpuesta El beneficiario de estos intereses tiene que ser efectivo para que se produzca la exención. Es decir, no vale un mero intermediario ni sociedad interpuesta. Tiene que tener la facultad de disponer libremente de esos rendimientos. Se puede dar que una sociedad reciba los intereses pero no se considere beneficiario efectivo de los mismos. En este caso no podría aplicarse la exención. Es importante apuntar que es el contribuyente el encargado de acreditar su condición de beneficiario efectivo ante la Administración. Esta puede requerirlo por una posible exención de intereses mal...

Como bien es sabido, el fin del período transitorio del Brexit, es decir, el acuerdo pactado con la UE para consolidar la salida del Reino Unido de la UE, acaba el 31 de diciembre de este año 2020. A partir del 1 de Enero de 2021, el Reino Unido será un país tercero a todos los efectos. Fin del período transitorio del Brexit Si bien es cierto desde Febrero de 2020, período transitorio, el Reino Unido ha dejado de formar parte de la Unión Europea. No obstante, por acuerdo de las partes, las consecuencias fiscales de dicha salida no se producirán hasta el próximo 1 de enero de 2021.Durante todo 2020, la normativa comunitaria seguirá siendo aplicable al Reino Unido. Se estableció que el período transitorio podía ampliarse en uno o dos años más (hasta el 31 de diciembre de 2021 o de 2022). Pero dicha ampliación debería haberse acordado antes del 1 de julio de 2020. Esta circunstancia que no se ha producido.Así pues, hasta final de año, las empresas españolas que realizan operaciones con el Reino Unido podrán seguir actuando como hasta ahora. No obstante, a partir de 2021 deberán tratar al Reino Unido como al resto de países de fuera de la UE. ¿Qué cambios se producirán después del período transitorio del Brexit? Por tanto se producirán los siguientes cambios (entre otros). Todo salvo que se llegue a nuevos acuerdos en los próximos meses:Las ventas de bienes que se realicen a dicho territorio dejarán de considerarse entregas intracomunitarias. Pasarán a ser exportaciones exentas. Ya no se deberán declarar en el Intrastat ni en el 349. El régimen de ventas a distancia dejará de ser de aplicación. Por lo tanto las empresas españolas no deberán repercutir ningún IVA por las ventas a particulares. Al adquirir los productos, los compradores británicos estarán realizando una importación. Asimismo, las compras de bienes procedentes de dicho país pasarán a ser importaciones. Esto obligará a satisfacer IVA en aduanas. Y, en según qué productos, a satisfacer aranceles.Hay que tener en cuenta que la normativa comunitaria será aplicable respecto de los bienes expedidos o transportados desde el territorio del Reino Unido al territorio de un Estado miembro, y viceversa, cuando la expedición o el transporte se haya iniciado hasta el 31 de diciembre de 2020, aunque finalice a partir del 1 de enero de 2021.Si quieres ampliar información puedes visitar nuestra serie de posts del Brexit. Parte I, Parte II, Parte III. También en especial cómo nos afecta a las empresas españolas y en particular a las empresas murcianas.¿Comercias con el Reino Unido? ¿Necesitas asesoramiento especializado? Contacta con nosotros. En Carrillo Asesores esteremos encantados de atenderte.[sc name="firma_antonio"]...

La pandemia global de COVID-19 ha acelerado brutalmente la adopción de la modalidad de teletrabajo sobre todo para ciertos sectores. Al ser teletrabajo, se puede realizar desde cualquier lugar del mundo en principio. Por este motivo, hoy queremos profundizar en el tema de la fiscalidad internacional del teletrabajo. La fiscalidad internacional del teletrabajo Lo que parece claro es que es una tendencia que incluso cuando acabe la pandemia está destinada a quedarse entre nosotros. De hecho, ya se está empezando a legislar específicamente sobre eso.Y es que el teletrabajo conlleva ciertas ventajas (aunque también inconvenientes, como todo. Reduce los tiempos de desplazamiento fundamentalmente, lo cual puede resultar muy atractivo en grandes ciudades y/o para puestos determinados. Incluso puede permitir el no tener que vivir en el mismo país que antes y seguir trabajando en el mismo puesto, en el mismo trabajo, en la misma empresa. Esto ya implica una problemática fiscal internacional por no coincidir el país de residencia del trabajador con el país donde se encuentra el puesto de trabajo. ¿Qué puede ocurrir si el teletrabajo se realiza desde otro país? Lo principal es determinar la residencia fiscal y en su caso, acudir al convenio de doble imposición correspondiente si existe para “desempatar” y ver dónde se considera residente el teletrabajador. Este aspecto puede ser controvertido sobre todo en el primer año de adopción de esta modalidad no presencial, por ser un periodo con más de un país de residencia efectiva.Teniendo claro el país donde se reside a efectos fiscales, habrá que determinar si en función del tipo de ingreso que se recibe por el trabajo (cuenta propia, ajena, trabajos profesionales, funcionariado, diplomáticos…) la legislación del país y el convenio correspondiente te obligan a tributar en un territorio o en otro. Como residente o como no residente. De este modo, aplicar los mecanismos descritos en el propio convenio para evitar esa doble imposición. Se puede dar además la paradoja de que con el estado de alarma y las restricciones de viajes, el contribuyente se vea forzado a tributar como residente donde no tenía previsto. Consulta vinculante  V1983-20 Esto parece que le va a suceder al matrimonio libanés de la consulta vinculante V1983-20. Con el añadido de que Líbano no tiene actualmente convenio de doble imposición con España. Esto podría ocasionarles un perjuicio por doble tributación si su país de origen también lo considera residente en virtud de sus leyes propias.Por tanto, si como contribuyente se pretende teletrabajar desde otro país, conviene tener clara la tributación. Y si como empresa se va a tener a un trabajador teletrabajando en otro país también. Pueden exigirle el ingreso de retenciones en ese territorio.Como todo en fiscalidad internacional, cada caso particular es diferente al resto y conviene analizarlo detenidamente....

Una vez expuestas las consideraciones de establecernos en un país extranjero pero sin operar con personalidad jurídica propia en el mismo, siendo una sucursal o establecimiento permanente, vamos a entrar en lo que supondría ir un paso más adelante y constituir en el país (o en España siendo una empresa extranjera) una empresa filial. ¿Qué es una empresa filial? Una empresa filial, como se define en la RAE, es una que está controlada por otra. Si nos decidimos a constituir una empresa en el extranjero, esto implica que al contrario que con un establecimiento permanente, esa entidad es autónoma con personalidad jurídica y por tanto responsable propia de sus deudas. Tendrá sus propios estatutos, sus propios órganos de dirección y administración y podrá repartir dividendos o no a la empresa matriz. La empresa matriz poseerá el control de la filial mediante la tenencia de acciones pero ambas serán jurídica y fiscalmente independientes. Por tanto, la filial extranjera (o española en el caso de que sea el caso de una matriz extranjera que se quiere instalar aquí) se entenderá como residente en el territorio establecido a diferencia de su matriz. Se puede establecer una filial dentro del mismo país obviamente, pero eso es otro caso.Puede interesar por mil razones estratégicas; separar responsabilidades, dividir producciones, segmentar mercados, diversificación de riesgos… y también por optimizaciones fiscales. Sociedad holding La sociedad matriz será la sociedad holding, pudiendo operar como holding “pura” (ver operativa de la sociedad holding) o teniendo su propia línea de negocio.Cada caso es diferente del resto y conviene analizarlo bien antes de dar el paso. Debemos conocer bien el territorio donde queremos instalarnos. Hay que estudiar bien los convenios de doble imposición de los diferentes países en relación a las operaciones entre matriz y filial. La constitución de la filial nos va a acarrear unas obligaciones formales y fiscales casi idénticas a las de una empresa normal, pero puede que nos beneficie estratégicamente en muchos aspectos y por ende, en términos monetarios.Si tienes una empresa filial o deseas establecer una, contacta con nosotros. En Carrillo Asesores estaremos encantados de atenderte.[sc name="firma_daniel"]...

Cuando se analiza el concepto de Establecimiento Permanente, como hace la Agencia Tributaria, hay que tener en cuenta que IVA e Impuesto de Sociedades en establecimientos permanentes no es el mismo "término" en esencia.Ya nos referimos en un post anterior a la figura del Establecimiento Permanente y sus obligaciones fiscales. En este no entramos en tema de Impuesto sobre Valor Añadido ya que este precisa de un análisis un poco más exhaustivo. Lo desarrollamos a continuación. IVA e Impuesto de Sociedades en establecimientos permanentes Y es que puede darse el caso de que exista un Establecimiento Permanente a efectos de IVA pero no así a efectos de Impuesto sobre Sociedades. También al revés aunque esto último parece más difícil. Sujetos pasivos del IVA En el artículo 84 de la Ley 37/1992 del impuesto sobre el Valor Añadido donde se definen los sujetos pasivos de este impuesto se dice: “A los efectos de lo dispuesto en este artículo, se considerarán establecidos en el territorio de aplicación del Impuesto los sujetos pasivos que tengan en el mismo la sede de su actividad económica, su domicilio fiscal o un establecimiento permanente que intervenga en la realización de las entregas de bienes y prestaciones de servicios sujetas al Impuesto. Se entenderá que dicho establecimiento permanente interviene en la realización de entregas de bienes o prestaciones de servicios cuando ordene sus factores de producción materiales y humanos o uno de ellos con la finalidad de realizar cada una de ellas”.Previamente la ley ha definido en su artículo 69: “Establecimiento permanente: cualquier lugar fijo de negocios donde los empresarios o profesionales realicen actividades empresariales o profesionales”.Por tanto, se considera sujeto pasivo del IVA en la medida en que intervenga en la entrega de bienes o prestación de servicios. Sujetos pasivos del Impuesto de Sociedades Sin embargo si nos referimos a Impuesto sobre Sociedades y de Renta de No Residentes, la definición vendrá dada en el Convenio de Doble Imposición correspondiente entre España y el país que sea. Y esta definición dependiendo del país que sea, puede excluir explícitamente determinados casos como Establecimiento Permanente. Por ejemplo depósitos de bienes, almacenes o similares. Estos, atendiendo a la definición en la ley de IVA, puede darse el caso de que si sean considerados Establecimiento Permanente a efectos de este impuesto.Esto implicaría ciertas obligaciones formales. Y es posible que estas obligaciones pudieran no incluir las propias de un Establecimiento Permanente a la hora de tributar en España en el Impuesto de Sociedades y de Renta de No Residentes.Quizás no sea algo relativamente habitual. Pero siempre, al abrir un tipo de “instalación” en un país extranjero conviene asegurarse de esto ya que así cumpliremos con la legalidad vigente. También si abrimos un establecimiento permanente en España siendo una...

Las Fundaciones y Asociaciones de Utilidad Pública son Entidades Sin Fines Lucrativos, un tipo de organización no mercantil que persigue fines de interés general. Esto es, fines sociales, humanitarios, artísticos, u otros altruistas que repercuten en beneficio de sus asociados, de terceras personas y de otros colectivos o comunidades afectas a su causa. Las ventajas fiscales de las Entidades Sin Fines Lucrativos parecen evidentes. Las analizaremos en este y sucesivos posts. Ventajas fiscales de las Entidades Sin Fines Lucrativos Estas no tienen la finalidad de ganar dinero u obtener un beneficio económico. Esto hace que sean objeto de importantes incentivos fiscales a nivel de impuestos estatales y locales (e.g. IS, IRPF, IAE, Plusvalía Municipal o IBI). Pero, aún con todo, perciben continuamente ingresos que en muchos casos suponen la obtención de dicho beneficio económico. Esto hace de ellas un negocio rentable. Sin embargo, debemos tener en cuenta que el beneficio obtenido no puede distribuirse entre sus fundadores o asociados. Un negocio rentable, ¿para quién? Para averiguarlo hoy en el blog de Carrillo Asesores, aunque ya tratamos el tema en este post y este otro, comenzamos con una serie de posts dedicados, en exclusiva, a la Tributación de las Entidades Sin Fines Lucrativos. En adelante, “ESFL”.Pues bien, en esta primera entrega nos centraremos en aclarar o profundizar el concepto jurídico de las ESFL. ¿Quiénes son estas entidades? Fundamentalmente, al alcance de la empresa privada, podemos distinguir entre Fundaciones y Asociaciones. ¿Qué diferencia hay entre una Fundación y una Asociación? Según las leyes que las regulan, ambas persiguen fines no lucrativos; pero mientras que las Fundaciones sólo pueden beneficiar a terceros, las asociaciones además pueden perseguir fines propios o particulares.En este sentido, conviene aclarar en este punto que aún con todo ambos tipos de entidad pueden desempeñar actividades económicas al margen de su actividad fundacional o asociacional. Eso sí, están limitados a un importe igual o inferior al 40% de su cifra de negocios conjunta.Por tanto, con independencia de su orientación, se trata de entidades que permiten obtener lucro o beneficio económico a través del desarrollo de actividades accesorias a su finalidad principal, lo que las hace más atractivas.Adicionalmente, las ESFL pueden adquirir y mantener participaciones o acciones en el capital social de entidades mercantiles. Esto es un punto de conexión entre los mundillos del mecenazgo y del ánimo de lucro. Regímenes fiscales aplicables a las Entidades Sin Fines Lucrativos En cuanto a los regímenes fiscales, obviamente especialmente beneficiosos, aplicables a las ESFL, podemos distinguir entre:El Régimen Fiscal Especial contenido en la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las Entidades sin Fines Lucrativos y de los Incentivos Fiscales al Mecenazgo (en adelante, la “Ley de Mecenazgo”), y El Régimen de las Entidades Parcialmente Exentas o REPE....

El llevar a cabo una actividad en el extranjero (o en España en el caso de ser una empresa no residente) a veces puede ser considerado fiscalmente como que se está funcionando mediante un Establecimiento Permanente (con lo que ello puede suponer para la tributación). La problemática habitual a la hora de determinar esto o no se acentúa en caso actividades de temporada y/o temporales. El establecimiento permanente en actividades de temporada y/o temporales Lo que ocurre es que muchas veces no es tan fácil determinar si se está actuando con EP o no. El llevar a cabo un negocio en un territorio distinto al de no residencia aunque sea de manera presencial no es una condición per se para ser considerado EP. Además de en las legislaciones internas, los establecimientos permanentes están definidos dentro de los convenios de doble imposición internacional.Estas definiciones pueden no adaptarse perfectamente a nuestro caso particular de la manera en que están planteadas en los convenios. Y la gramática también puede jugarnos una mala pasada con el adjetivo “permanente” ¿una actividad temporal llevada a cabo en un país donde no se es residente puede ser considerada EP? La realidad es que es posible que el convenio nos diga por ejemplo: “A los efectos del presente Convenio, la expresión « establecimiento permanente » significa un lugar fijo de negocios mediante el cual una empresa realiza toda o parte de su actividad” ¿podemos considerar un “lugar fijo de negocios” a una actividad temporal?Atendiendo a los comentarios del Modelo de Convenio de la OCDE, aquí hay que distinguir varias condiciones:Lugar de negocios; es decir, instalación, local… Fijo; Un lugar establecido con cierta permanencia. Que las actividades se lleven a cabo en ese lugar fijo de negocios.Excepciones Parece que si es una actividad temporal, la condición de “fijo” puede ser la que “rompa” las condiciones necesarias para ser considerado EP. Ahora bien, los comentarios aclaran que, si bien los países como regla general siguen la máxima de que una actividad no será temporal si supera los seis meses de duración, es posible que la propia naturaleza del negocio sea que solo puede realizarse en un periodo corto de tiempo. Por tanto, existen excepciones a esta norma. Conviene dilucidar estas excepciones con otros criterios (recurrencia en el tiempo de la actividad, si la empresa desarrolla actividades similares en su país de residencia…)Por tanto, a la hora de realizar negocios en otros países que no son nuestra residencia fiscal conviene tener en cuenta si la Agencia Tributaria de ese país nos puede asimilar a un Establecimiento Permanente y exigirnos sus obligaciones fiscales o no, aunque se trate de actividades de carácter temporal y/o de temporada. Sobre todo si se van a realizar físicamente.Si...

Cuando una empresa española tiene que realizar un trabajo presencial en otro Estado (por ejemplo una obra, un montaje, un trabajo profesional sobre el terreno…) y esto implica el desplazamiento de trabajadores propios a ese Estado, hay que plantearse y tener claros varios aspectos. Lo mismo ocurre desde el punto de vista del propio trabajador. Ya sea autónomo o cualquiera que tenga una oferta de trabajo del extranjero y se plantee aceptarla. Tener protocolos para trabajos en el extranjero (si puede ser por escrito mejor) nos puede dar claridad a la hora de tomar decisiones. Así como servir de eximente en caso de posibles inspecciones fiscales o laborales. Protocolos para trabajos en el extranjero A continuación detallamos ambos casos. Empresas y trabajadores. Empresa con trabajos en el extranjero Cuando la empresa va a realizar un trabajo en el extranjero, los trámites a realizar dependerán del país en cuestión y del tipo de trabajo. Es posible que requiera aportar cierta documentación a las autoridades fiscales y/o laborales de ese país de cara a tenerlo todo en regla. Además de cumplir ciertos requisitos de salario y condiciones laborales en general.Además de esto, a los trabajadores de la empresa pueden surgirle la posibilidad de aplicarse los regímenes especiales, bien el del 7p o bien de excesos, muy ventajosos para ellos en su IRPF y que obliga a la empresa a ciertas particularidades a la hora de elaborar las nóminas y documentos laborales. Trabajador en el extranjero Cuando un trabajador se desplaza al extranjero para trabajar algunos meses de un año concreto o bien cualquier persona es contratada para trabajar en otro país, le surge una problemática fiscal que depende de cada caso específico: Aspectos fiscalesQue impuestos va a tener que pagar en cada país sobre los ingresos. Aquí hay que tener en cuenta el concepto de residencia fiscal. Es posible que pueda ser considerado residente fiscal en España y en el otro país. En función de esto, puede haber varios escenarios tributarios interpretables por las Administraciones. En caso de tener que pagar IRPF en España, ¿puede aplicarse algún régimen especial ventajoso como los del 7p o excesos?Aspectos laboralesDependiendo de si el desplazamiento se realiza a países de la Unión Europea o de fuera de ella, la regulación es distinta, así como la aplicación de convenios bilaterales para el mantenimiento de la legislación española de Seguridad Social. Hay que tener en cuenta dependiendo de la duración de los desplazamientos y el país de destino, los trámites con las distintas Administraciones y condiciones laborales a tener en cuenta en el país de destino para los trabajadores desplazados.Los protocolos para trabajos en el extranjero, a priori en estas situaciones son fundamentales para ayudar a la toma de decisiones. También para demostrar...

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado este 29 de mayo la modificación de las Ordenanzas Fiscales del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) y la del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), con efectos desde el 1 de junio, gracias a la posibilidad contemplada en los artículos 88.2 e) y 74.2 quáter, respectivamente, de la LHHLL. En este post te contamos en qué consisten las bonificaciones en el IAE y el IBI y cómo solicitarlas. Bonificaciones en el IAE y el IBI del Ayuntamiento de Madrid Modificación en el IAE ¿En qué consiste la modificación en el IAE? Los sujetos pasivos que tributen por cuota municipal, podrán tener una bonificación del 25% de la cuota (50% si el 1 de marzo el sujeto pasivo tuviera menos de 10 trabajadores) si desarrollan alguna de las actividades declaradas de interés o utilidad municipal, que serán las de los epígrafes relacionados en el Acuerdo municipal, siempre que se cumplan los siguientes requisitos:La actividad debe venir ejerciéndose desde antes del 15 de marzo de 2020. Que continúe hasta el 31 de diciembre de 2020. Que el domicilio no se encuentre situado en un territorio calificado, según la normativa vigente, como paraíso fiscal.¿Cómo se solicita la bonificación? Debe solicitarse la declaración de especial interés o utilidad municipal con un impreso normalizado, pues la bonificación es rogada. El plazo es de 30 días naturales siguientes al 1 de junio y se debe acompañar la declaración responsable del IAE en la que se haga constar:El domicilio fiscal y que efectivamente no se encuentre en un paraíso fiscal. En su caso, que el número de trabajadores es inferior a 10.Corresponderá efectuarla, con carácter provisional, al Pleno de la Corporación Municipal, antes del 31 de julio de 2020. Posteriormente, por la directora de la Agencia Tributaria Madrid se procederá a la concesión provisional de la bonificación. La concesión definitiva del beneficio fiscal quedará condicionada a la comprobación posterior de la concurrencia de los requisitos mencionados. ¿Tengo derecho a la bonificación del 25% en 2021? Sí, se puede tener derecho a ella si, además de los requisitos expuestos anteriormente, la plantilla media no ha disminuido a fecha 31 de diciembre de 2020 con respecto a la existente a 1 de enero o al inicio de la actividad, si se inició antes del 15 de marzo.Para este caso pero, habrá que presentar, antes del 1 de febrero de 2021, certificados de la TGSSS con las plantillas medias al inicio y al final del 2020. Modificación en el IBI ¿En qué consiste la modificación en el IBI? Es una bonificación del 25% de los inmuebles destinados a usos de Ocio y Hostelería, Comercial y Espectáculos y Cultural. Solo para el 2020 y siempre que sean declarados de especial interés o utilidad...