La pandemia global de COVID-19 ha acelerado brutalmente la adopción de la modalidad de teletrabajo sobre todo para ciertos sectores. Al ser teletrabajo, se puede realizar desde cualquier lugar del mundo en principio. Por este motivo, hoy queremos profundizar en el tema de la fiscalidad internacional del teletrabajo. La fiscalidad internacional del teletrabajo Lo que parece claro es que es una tendencia que incluso cuando acabe la pandemia está destinada a quedarse entre nosotros. De hecho, ya se está empezando a legislar específicamente sobre eso.Y es que el teletrabajo conlleva ciertas ventajas (aunque también inconvenientes, como todo. Reduce los tiempos de desplazamiento fundamentalmente, lo cual puede resultar muy atractivo en grandes ciudades y/o para puestos determinados. Incluso puede permitir el no tener que vivir en el mismo país que antes y seguir trabajando en el mismo puesto, en el mismo trabajo, en la misma empresa. Esto ya implica una problemática fiscal internacional por no coincidir el país de residencia del trabajador con el país donde se encuentra el puesto de trabajo. ¿Qué puede ocurrir si el teletrabajo se realiza desde otro país? Lo principal es determinar la residencia fiscal y en su caso, acudir al convenio de doble imposición correspondiente si existe para “desempatar” y ver dónde se considera residente el teletrabajador. Este aspecto puede ser controvertido sobre todo en el primer año de adopción de esta modalidad no presencial, por ser un periodo con más de un país de residencia efectiva.Teniendo claro el país donde se reside a efectos fiscales, habrá que determinar si en función del tipo de ingreso que se recibe por el trabajo (cuenta propia, ajena, trabajos profesionales, funcionariado, diplomáticos…) la legislación del país y el convenio correspondiente te obligan a tributar en un territorio o en otro. Como residente o como no residente. De este modo, aplicar los mecanismos descritos en el propio convenio para evitar esa doble imposición. Se puede dar además la paradoja de que con el estado de alarma y las restricciones de viajes, el contribuyente se vea forzado a tributar como residente donde no tenía previsto. Consulta vinculante  V1983-20 Esto parece que le va a suceder al matrimonio libanés de la consulta vinculante V1983-20. Con el añadido de que Líbano no tiene actualmente convenio de doble imposición con España. Esto podría ocasionarles un perjuicio por doble tributación si su país de origen también lo considera residente en virtud de sus leyes propias.Por tanto, si como contribuyente se pretende teletrabajar desde otro país, conviene tener clara la tributación. Y si como empresa se va a tener a un trabajador teletrabajando en otro país también. Pueden exigirle el ingreso de retenciones en ese territorio.Como todo en fiscalidad internacional, cada caso particular es diferente al resto y conviene analizarlo detenidamente....

Una vez expuestas las consideraciones de establecernos en un país extranjero pero sin operar con personalidad jurídica propia en el mismo, siendo una sucursal o establecimiento permanente, vamos a entrar en lo que supondría ir un paso más adelante y constituir en el país (o en España siendo una empresa extranjera) una empresa filial. ¿Qué es una empresa filial? Una empresa filial, como se define en la RAE, es una que está controlada por otra. Si nos decidimos a constituir una empresa en el extranjero, esto implica que al contrario que con un establecimiento permanente, esa entidad es autónoma con personalidad jurídica y por tanto responsable propia de sus deudas. Tendrá sus propios estatutos, sus propios órganos de dirección y administración y podrá repartir dividendos o no a la empresa matriz. La empresa matriz poseerá el control de la filial mediante la tenencia de acciones pero ambas serán jurídica y fiscalmente independientes. Por tanto, la filial extranjera (o española en el caso de que sea el caso de una matriz extranjera que se quiere instalar aquí) se entenderá como residente en el territorio establecido a diferencia de su matriz. Se puede establecer una filial dentro del mismo país obviamente, pero eso es otro caso.Puede interesar por mil razones estratégicas; separar responsabilidades, dividir producciones, segmentar mercados, diversificación de riesgos… y también por optimizaciones fiscales. Sociedad holding La sociedad matriz será la sociedad holding, pudiendo operar como holding “pura” (ver operativa de la sociedad holding) o teniendo su propia línea de negocio.Cada caso es diferente del resto y conviene analizarlo bien antes de dar el paso. Debemos conocer bien el territorio donde queremos instalarnos. Hay que estudiar bien los convenios de doble imposición de los diferentes países en relación a las operaciones entre matriz y filial. La constitución de la filial nos va a acarrear unas obligaciones formales y fiscales casi idénticas a las de una empresa normal, pero puede que nos beneficie estratégicamente en muchos aspectos y por ende, en términos monetarios.Si tienes una empresa filial o deseas establecer una, contacta con nosotros. En Carrillo Asesores estaremos encantados de atenderte.[sc name="firma_daniel"]...

Cuando se analiza el concepto de Establecimiento Permanente, como hace la Agencia Tributaria, hay que tener en cuenta que IVA e Impuesto de Sociedades en establecimientos permanentes no es el mismo "término" en esencia.Ya nos referimos en un post anterior a la figura del Establecimiento Permanente y sus obligaciones fiscales. En este no entramos en tema de Impuesto sobre Valor Añadido ya que este precisa de un análisis un poco más exhaustivo. Lo desarrollamos a continuación. IVA e Impuesto de Sociedades en establecimientos permanentes Y es que puede darse el caso de que exista un Establecimiento Permanente a efectos de IVA pero no así a efectos de Impuesto sobre Sociedades. También al revés aunque esto último parece más difícil. Sujetos pasivos del IVA En el artículo 84 de la Ley 37/1992 del impuesto sobre el Valor Añadido donde se definen los sujetos pasivos de este impuesto se dice: “A los efectos de lo dispuesto en este artículo, se considerarán establecidos en el territorio de aplicación del Impuesto los sujetos pasivos que tengan en el mismo la sede de su actividad económica, su domicilio fiscal o un establecimiento permanente que intervenga en la realización de las entregas de bienes y prestaciones de servicios sujetas al Impuesto. Se entenderá que dicho establecimiento permanente interviene en la realización de entregas de bienes o prestaciones de servicios cuando ordene sus factores de producción materiales y humanos o uno de ellos con la finalidad de realizar cada una de ellas”.Previamente la ley ha definido en su artículo 69: “Establecimiento permanente: cualquier lugar fijo de negocios donde los empresarios o profesionales realicen actividades empresariales o profesionales”.Por tanto, se considera sujeto pasivo del IVA en la medida en que intervenga en la entrega de bienes o prestación de servicios. Sujetos pasivos del Impuesto de Sociedades Sin embargo si nos referimos a Impuesto sobre Sociedades y de Renta de No Residentes, la definición vendrá dada en el Convenio de Doble Imposición correspondiente entre España y el país que sea. Y esta definición dependiendo del país que sea, puede excluir explícitamente determinados casos como Establecimiento Permanente. Por ejemplo depósitos de bienes, almacenes o similares. Estos, atendiendo a la definición en la ley de IVA, puede darse el caso de que si sean considerados Establecimiento Permanente a efectos de este impuesto.Esto implicaría ciertas obligaciones formales. Y es posible que estas obligaciones pudieran no incluir las propias de un Establecimiento Permanente a la hora de tributar en España en el Impuesto de Sociedades y de Renta de No Residentes.Quizás no sea algo relativamente habitual. Pero siempre, al abrir un tipo de “instalación” en un país extranjero conviene asegurarse de esto ya que así cumpliremos con la legalidad vigente. También si abrimos un establecimiento permanente en España siendo una...

A través de la adaptación de la normativa europea a la normativa de IVA nacional, España ha aprobado el Real Decreto Ley 3/2020, donde desde el 1 de marzo de 2020 se han producido cambios más restrictivos en materia de operaciones intracomunitarias, a efectos del IVA y del modelo 349. Desarrollamos esta modificaciones en operaciones intracomunitarias de 2020 a continuación. Modificaciones en operaciones intracomunitarias de 2020 Entregas Intracomunitarias Desde el 1/3/2020, los requisitos formales para que las entregas intracomunitarias estén exentas de IVA  (modificación de la Ley de IVA. art. 25.Uno) . En concreto, deben cumplirse los siguientes requisitos:Que el adquirente o comprador comunitario, esté en posesión de NIF IVA. Así pues, es imprescindible que las empresas españolas con clientes de otros países comunitarios, y que no dispongan de dicho número de identificación, comuniquen a esos clientes de que deben obtenerlo de forma inmediata para poder exonerar de IVA la operación de Venta Intracomunitaria. Igualmente, también es preciso que la empresa vendedora declare la venta realizada en el modelo 349 (declaración recapitulativa de operaciones intracomunitarias). No sirve tener la exención como venta intracomunitaria y obviar o no incluir dicha operación en el modelo 349.Si no se cumple alguno de estos dos requisitos, Hacienda considerará que la operación realizada no está exenta de IVA. Exigirá a la empresa vendedora que repercuta e ingrese el IVA dejado de repercutir en la venta. Por tanto, y respecto a las declaraciones de IVA que deban presentarse a partir de marzo, hacienda ya no será flexible en la interpretación de la exención de la operación.Otra novedad, es que a partir de ahora ya no será posible presentar el modelo 349 de forma anual. Sólo será posible mensual o trimestralmente. Transporte de Mercancías a la UE Como bien sabemos, otro de los requerimientos necesarios para que las entregas intracomunitarias disfruten de exención es que el vendedor pueda justificar que las mercancías han sido transportadas a otro país de la UE.Pues bien, para ofrecer una mayor seguridad jurídica, a partir de ahora se ha depurado cuáles son los justificantes concretos que deberán conservarse. Estos acreditarán que el transporte intracomunitario se ha realizado (RIVA, art. 13.2). Por ello, cumpliendo con estos justificantes, hacienda no podrá negarnos la exención de IVA. Será la propia AEAT quien tenga que estar obligada a demostrar que no son válidos esos justificantes.Dependiendo de quien se encarga del Transporte, deberemos justificar: Transporte por cuenta del vendedor (art. 45 bis.1.a   del Reglamento de la UE 282/2011). En caso de que la empresa vendedora –o un tercero contratado por ella– sea la encargada de transportar la mercancía, deberá disponer de los siguientes medios de pruebaAl menos dos documentos relacionados con el transporte extendidos por partes independientes (por ejemplo, una carta o documento CMR...

El llevar a cabo una actividad en el extranjero (o en España en el caso de ser una empresa no residente) a veces puede ser considerado fiscalmente como que se está funcionando mediante un Establecimiento Permanente (con lo que ello puede suponer para la tributación). La problemática habitual a la hora de determinar esto o no se acentúa en caso actividades de temporada y/o temporales. El establecimiento permanente en actividades de temporada y/o temporales Lo que ocurre es que muchas veces no es tan fácil determinar si se está actuando con EP o no. El llevar a cabo un negocio en un territorio distinto al de no residencia aunque sea de manera presencial no es una condición per se para ser considerado EP. Además de en las legislaciones internas, los establecimientos permanentes están definidos dentro de los convenios de doble imposición internacional.Estas definiciones pueden no adaptarse perfectamente a nuestro caso particular de la manera en que están planteadas en los convenios. Y la gramática también puede jugarnos una mala pasada con el adjetivo “permanente” ¿una actividad temporal llevada a cabo en un país donde no se es residente puede ser considerada EP? La realidad es que es posible que el convenio nos diga por ejemplo: “A los efectos del presente Convenio, la expresión « establecimiento permanente » significa un lugar fijo de negocios mediante el cual una empresa realiza toda o parte de su actividad” ¿podemos considerar un “lugar fijo de negocios” a una actividad temporal?Atendiendo a los comentarios del Modelo de Convenio de la OCDE, aquí hay que distinguir varias condiciones:Lugar de negocios; es decir, instalación, local… Fijo; Un lugar establecido con cierta permanencia. Que las actividades se lleven a cabo en ese lugar fijo de negocios.Excepciones Parece que si es una actividad temporal, la condición de “fijo” puede ser la que “rompa” las condiciones necesarias para ser considerado EP. Ahora bien, los comentarios aclaran que, si bien los países como regla general siguen la máxima de que una actividad no será temporal si supera los seis meses de duración, es posible que la propia naturaleza del negocio sea que solo puede realizarse en un periodo corto de tiempo. Por tanto, existen excepciones a esta norma. Conviene dilucidar estas excepciones con otros criterios (recurrencia en el tiempo de la actividad, si la empresa desarrolla actividades similares en su país de residencia…)Por tanto, a la hora de realizar negocios en otros países que no son nuestra residencia fiscal conviene tener en cuenta si la Agencia Tributaria de ese país nos puede asimilar a un Establecimiento Permanente y exigirnos sus obligaciones fiscales o no, aunque se trate de actividades de carácter temporal y/o de temporada. Sobre todo si se van a realizar físicamente.Si...

Cuando una empresa española tiene que realizar un trabajo presencial en otro Estado (por ejemplo una obra, un montaje, un trabajo profesional sobre el terreno…) y esto implica el desplazamiento de trabajadores propios a ese Estado, hay que plantearse y tener claros varios aspectos. Lo mismo ocurre desde el punto de vista del propio trabajador. Ya sea autónomo o cualquiera que tenga una oferta de trabajo del extranjero y se plantee aceptarla. Tener protocolos para trabajos en el extranjero (si puede ser por escrito mejor) nos puede dar claridad a la hora de tomar decisiones. Así como servir de eximente en caso de posibles inspecciones fiscales o laborales. Protocolos para trabajos en el extranjero A continuación detallamos ambos casos. Empresas y trabajadores. Empresa con trabajos en el extranjero Cuando la empresa va a realizar un trabajo en el extranjero, los trámites a realizar dependerán del país en cuestión y del tipo de trabajo. Es posible que requiera aportar cierta documentación a las autoridades fiscales y/o laborales de ese país de cara a tenerlo todo en regla. Además de cumplir ciertos requisitos de salario y condiciones laborales en general.Además de esto, a los trabajadores de la empresa pueden surgirle la posibilidad de aplicarse los regímenes especiales, bien el del 7p o bien de excesos, muy ventajosos para ellos en su IRPF y que obliga a la empresa a ciertas particularidades a la hora de elaborar las nóminas y documentos laborales. Trabajador en el extranjero Cuando un trabajador se desplaza al extranjero para trabajar algunos meses de un año concreto o bien cualquier persona es contratada para trabajar en otro país, le surge una problemática fiscal que depende de cada caso específico: Aspectos fiscalesQue impuestos va a tener que pagar en cada país sobre los ingresos. Aquí hay que tener en cuenta el concepto de residencia fiscal. Es posible que pueda ser considerado residente fiscal en España y en el otro país. En función de esto, puede haber varios escenarios tributarios interpretables por las Administraciones. En caso de tener que pagar IRPF en España, ¿puede aplicarse algún régimen especial ventajoso como los del 7p o excesos?Aspectos laboralesDependiendo de si el desplazamiento se realiza a países de la Unión Europea o de fuera de ella, la regulación es distinta, así como la aplicación de convenios bilaterales para el mantenimiento de la legislación española de Seguridad Social. Hay que tener en cuenta dependiendo de la duración de los desplazamientos y el país de destino, los trámites con las distintas Administraciones y condiciones laborales a tener en cuenta en el país de destino para los trabajadores desplazados.Los protocolos para trabajos en el extranjero, a priori en estas situaciones son fundamentales para ayudar a la toma de decisiones. También para demostrar...

Cuando nos referimos al concepto de expatriado desde un punto de vista tributario (en nuestro caso: trabajadores desplazados al extranjero), lo hacemos con la certeza de dirigirnos al que, a buen seguro es el régimen fiscal más conocido entre contribuyentes y profesionales. Este es: el régimen de exención de trabajos realizados en el extranjero o “regla del 7p”.Sin embargo, la normativa de IRPF y, en concreto, el Reglamento del impuesto, desarrolla otro régimen, el de excesos, que también ha de ser objeto de mención por las ventajas y, quizás, mayores facilidades que ofrece su aplicación.Estos regímenes, que recogen un importante incentivo fiscal a profesionales de nuestro país a modo de exención, nacieron con una finalidad muy clara: la internacionalización del capital humano español. Características y requisitos de los regímenes fiscales para trabajadores expatriados Las notas características y requisitos para la aplicación de estos regímenes –incompatibles entre sí-, son los siguientes: Régimen de exención de trabajos realizados en el extranjero (Regla 7p) Se encuentra exenta de tributación en IRPF, aquella parte proporcional –según número total de días del año-, de los rendimientos del trabajo percibidos por un residente fiscal en España, por trabajos realizados en el extranjero, cuando se cumplen una serie de requisitos claramente delimitados. A saber:Que dichos trabajos se realicen para una empresa no residente en España o, en su caso, establecimiento permanente radicado fuera de nuestro país -importante: particularidades de entidades vinculadas-. Que el territorio en cuestión no sea considerado paraíso fiscal. Por lo tanto debe existir un tributo de naturaleza análoga e idéntica al IRPF de nuestro país.Límite máximo de 60.100 euros anuales.En la medida en que este régimen recoge un importante incentivo fiscal para el contribuyente que lo aplica, parece claro que, ante las labores de comprobación de la AEAT, resulta necesario justificar documentalmente la veracidad y duración del desplazamiento. Esto en algunas ocasiones resulta especialmente complicado. Aplicación a los miembros de los consejos de administración Como es obvio, a numerosos contribuyentes les surgen cuestiones sobre este régimen. Quizás la más habitual (con independencia de los requisitos mencionados) es aquella por la que se cuestiona su aplicación a los miembros de los consejos de administración por los rendimientos percibidos por sus trabajos en el extranjero.A este respecto, hablábamos hace unos meses de un Auto del Tribunal Supremo de 21 de febrero de 2020, por el que nuestro Alto Tribunal admitió a trámite Recurso de Casación sobre esta cuestión. Entendió que existía interés casacional sobre la misma.Sin embargo, la Audiencia Nacional, decidió adelantarse, pronunciándose en su Sentencia de 19 de febrero de 2020, en lo que –esperemos- pueda ser un adelanto de una respuesta afirmativa del TS a este tipo de casos, al entender que la relación –laboral o mercantil- que...

La contabilidad de los establecimientos permanentes en el extranjero (o en España en caso de que sea una empresa extranjera la establecida aquí mediante esta figura), además de las particularidades fiscales ya comentadas anteriormente, conlleva unas obligaciones y particularidades que merece la pena tener en cuenta. Contabilidad de los establecimientos permanentes Y es que, como todo aquel que realiza una actividad económica, el establecimiento permanente estará obligado a llevar un registro de las operaciones que realice y de los activos y pasivos que pueda tener mediante una contabilidad. Y al no ser una entidad jurídicamente independiente de su “sociedad matriz” (las deudas del establecimiento permanente serán exigidas a esta) todo esto requiere un método contable establecido a priori. Así se evitan duplicidades, errores y/o perjuicios económicos o fiscales. Establecimiento permanente y empresa matriz Hay que tener en cuenta que las cuentas del establecimiento permanente deberán integrarse en las cuentas de la empresa. La empresa es un todo que incluye al establecimiento permanente.  Pero éste funcionará en muchos casos en la práctica de manera autónoma por lo que llevará su contabilidad propia. Por todo esto es importante que se establezcan por escrito y de obligado cumplimiento unas reglas a seguir en estos casos:Criterios homogéneos a la hora del tratamiento contable de las operaciones más usuales de la matriz y el EP. Cuentas contables a utilizar para las transacciones entre EP y sociedad matriz. Es particularmente útil definir por ejemplo un cuarto o quinto dígito único para las cuentas de un establecimiento permanente, de esta manera se pueden ver en un determinado momento solamente las cuentas de un EP, analizarlas, remitirlas, utilizarlas para la realización de impuestos… Métodos de eliminación de duplicidades y/o reciprocidades. Las operaciones entre matriz y EP pueden generar anomalías contables. Por ejemplo si la matriz le presta un servicio de administración al establecimiento permanente y obtiene un ingreso por ello, ese ingreso no es real para la empresa en su conjunto sino que será un ingreso de la matriz y un gasto del EP, total para la empresa, 0. Conviene establecer las anomalías contables más frecuentes que se pueden dar y un método para corregirlas. Si en el país de la matriz y en el del EP se utilizan divisas diferentes, establecer ciertas reglas para la homogeinización.Ahorro de recursos El que se establezcan por escrito unas reglas a seguir a priori, siguiendo una cultura compliance dentro del negocio de como se va a llevar la contabilidad de un establecimiento permanente puede ahorrarle a la empresa problemas a posteriori. Estos pueden ser pérdida de tiempo de trabajo administrativo-contable, justificaciones de cara a posibles inspecciones tributarias de movimientos… en definitiva, ahorro de recursos.En Carrillo Asesores podemos ayudarte a confeccionar un decálogo de reglas a...

A la hora de presentar el liquidación del Impuesto de Sociedades de las empresas con establecimientos permanentes en el extranjero, lo mas normal es que las rentas obtenidas por estos ya hayan sido gravadas en ese país. Una vez lista la contabilidad de la empresa global, con las particularidades que la contabilidad de un EP tiene, ¿Cómo debe proceder en este caso al preparar de declaración de impuesto sobre sociedades de la empresa? Liquidación del Impuesto de Sociedades de los establecimientos permanentes El artículo 22 de la ley del impuesto sobre sociedades establece que rentas estarán exentas de tributación de las obtenidas a través de un establecimiento permanente. Por tanto, a la hora de calcular la liquidación del impuesto existirá una diferencia permanente por estas rentas que habrá que tener en cuenta y sobre todo, tener bien justificada de cara a inspecciones.Es importante indicar que este artículo a su vez condiciona en parte la exención al país donde esté situado el establecimiento permanente, ya que exige el que haya tributado un tipo mínimo en dicho país, pero el tipo nominal exigido en base a unos términos es del 10% por lo que la mayoría de los países de nuestro entorno van a cumplir este requisito de exención. Cumpliendo los demás requisitos formales mencionados en el propio artículo y en la legislación, las rentas generadas por los establecimientos permanentes en el extranjero estarán exentas en España. Ejemplo de liquidación del Impuesto de Sociedades Supongamos que una empresa genera un beneficio contable de 500.000 euros. De estos, 70.000 euros corresponden a rentas provenientes de su establecimiento permanente en el extranjero. También que esas rentas cumplen todos los requisitos de exención del artículo 22 de la LIS. Por tanto la liquidación del Impuesto de Sociedades en España quedaría de la siguiente forma: Resultado contable total 500.000,00 €Diferencias permanentes rentas exentas de establecimientos permanentes -70.000,00 €Base imponible previa 430.000,00 €Cuota (25%) 107.500,00 € Si no cumpliese los requisitos de exención, la cuota ascendería a 125.000 euros. Daría exactamente igual lo que hubiese pagado en el otro país en base a su legislación interna. Por tanto, conviene analizar bien y tener claro si nuestras rentas generadas en el extranjero mediante establecimiento permanente o no estarán exentas. Puede haber diferencias de tributación importantes y la Agencia Tributaria eso lo tiene en cuenta.Si tienes cualquier duda sobre la liquidación del Impuesto de Sociedades de los establecimientos permanentes, contacta con nosotros. En Carrillo Asesores estaremos encantados de atenderte.[sc name="firma_daniel"]...

En posts anteriores se ha hablado de la renta de no residentes y de quién tiene la obligación o no de presentarla. Lo fundamental para esto es determinar en qué territorio se considera que el sujeto pasivo tiene su residencia fiscal. Ya sea este persona física o empresa. Problemática de la residencia fiscal Cuando se tienen intereses económicos en más de un país y se obtienen ingresos o se posee patrimonio en ellos puede surgir la duda. Y es que aunque la ley 35/2006 del IRPF en su artículo 9 defina los criterios para ser considerado residente fiscal en España, puede suceder que el otro estado donde se hayan tenido ingresos o se tenga patrimonio también considere al sujeto pasivo residente fiscal. En realidad, esta circunstancia es más habitual de lo que se cree. El pasar más de la mitad del año en un país suele ser un criterio de residencia fiscal. Pero NO es el único, al contrario de la “creencia popular” existente. De hecho, en España hay otro criterio a modo de condición suficiente. Dice que será residente fiscal el contribuyente para el cual: radique en España el núcleo principal o la base de sus actividades o intereses económicos, de forma directa o indirecta. Es evidente suponer que en la legislación interna de otros estados también haya criterios que en algún momento puedan producir la paradoja de que un contribuyente pueda ser considerado residente fiscal en ambos territorios. Y si eso se da, ¿cómo se “desempata”? Convenio de doble imposición En ese caso habrá que acudir al convenio de doble imposición entre España y el estado correspondiente. Con este convenio analizaremos los criterios de residencia. Normalmente el convenio ofrece “criterios de desempate” diversos, en orden de preferencia. Como último criterio de desempate, normalmente se indica que las autoridades de ambos estados resolverán de común acuerdo, pero lo más normal es que en algún baremo anterior a ése, ya se haya desempatado.Es importante indicar que cuando se opte por tributar como residente en un país y como no residente, si procede, por algunas rentas en otro, es posible que las dos Agencias Tributarias de los dos países consideren al contribuyente residente. Entonces será éste quien deba probar que lo es en el otro estado. Cada caso particular puede ser completamente diferente al siguiente. Países diferentes, ingresos diferentes, circunstancias personales diferentes…Por tanto, cuando se pueda tener una posible problemática fiscal por tema de residencia conviene tener claro, justificado y documentado en qué país va a tener la residencia fiscal el sujeto pasivo. Consecuencias Las consecuencias de considerarse residente fiscal en un territorio en vez de en otro y que luego se determine que esto no es así pueden ser muy graves cuantitativamente hablando. A modo de...