El Acuerdo Comercial UE-Japón (JEFTA), firmado el 17 de julio de 2018 en Tokio, entró en vigor el pasado viernes 1 de febrero de 2019. Con este acuerdo, Japón reduce sus aranceles al 0% para el 91% de sus importaciones desde Europa (y para el 99% dentro de 15 años). A cambio, la UE liberaliza el 75% de sus importaciones desde Japón (cifra que alcanzará el 100% en el 2034, una vez se produzca el desmantelamiento de las barreras comerciales). ¿Cuáles son los resultados de este acuerdo? 1- El desmantelamiento de algunas de las barreras arancelarias y no arancelarias, en particular en el sector agroalimentario (vino, queso, carne…). Algunos ejemplos: Barreras arancelarias: Antes de este acuerdo, los aranceles de Japón sobre los productos de la UE eran del 30% sobre el queso, del 38,5% sobre la carne de vacuno, el 30% sobre el chocolate, el 24% sobre la pasta y 15% sobre el vino. A partir de ahora, las reducciones de las tarifas en estos productos serán graduales, en particular para el cerdo y la ternera, el queso o los productos procesados. El acuerdo también reduce gradualmente los aranceles sobre productos tales como los de la pesca, confitería, mantequilla y licores. Sin embargo, la reducción será inmediata en el caso del vino. En lo que se refiere al queso, verá reducido gradualmente sus derechos de aduana a cero dentro del límite de una cuota: hasta 20.000 toneladas para el 2019 y hasta 31.000 toneladas transcurridos 16 años. La carne de cerdo, principal exportación agrícola de la UE a Japón, tiene, desde el 1 de febrero, una exención casi total de aranceles. Sin embargo, estas reducciones arancelarias no afectan al arroz, producto particularmente simbólico, y lo mismo ocurre con el azúcar. Algunos artículos no alimentarios, como los zapatos, también se ven afectados por una reducción de los aranceles, que pasarán del 30% al 0% gradualmente durante los próximos 10 años. Los derechos de aduana japoneses quedan suprimidos directamente sobre los productos de madera, productos químicos, cosméticos y textiles. Barreras no arancelarias: Japón se ha comprometido a implementar 150 medidas reglamentarias para reducir 71 barreras no arancelarias que han sido identificadas. Por ejemplo, para las barreras no arancelarias fitosanitarias, Japón ha reconocido los principios esenciales de la OIE (salud animal) y ha autorizado la entrada en el país de 45 aditivos alimentarios que hasta ahora no se podían importar. Para otras barreras no arancelarias, Japón ha alineado la legislación nacional con las normas internacionales, incluidas las de UNECE (automóvil) e ICH (productos farmacéuticos). Se ha comprometido a continuar sus esfuerzos para alinear sus normas a las de la UE. 2- El reconocimiento y la protección de 205 denominaciones de origen europeas protegidas (D. O. P.). Esto concierne, por ejemplo, al queso Roquefort o al Feta. 3- La modificación en cuanto a la estricta normativa en la industria del automóvil, lo...

El informe anual de la OCDE “Revenue Statistics” (enlace a la versión inglesa en http://www.oecd.org/tax/revenue-statistics-2522770x.htm) estudia el detalle de la presión fiscal de los diferentes países en el año 2017 y los compara entre ellos y respecto al año anterior. Lo que está claro es que aunque "Si torturas los números lo suficiente, la naturaleza lo confesará todo" como dijo Ronald Coase, al final los valores son los que son y eso no se puede cambiar. A partir de ahí las conclusiones seguro que son diversas (e incluso a veces contradictorias) dependiendo de quién las formule. Vamos a tratar de definir lo que es la presión fiscal para poner en contexto los datos del estudio y que cada uno saque sus conclusiones en función de los mismos.  ¿Qué es la presión fiscal? La presión fiscal no es ni más ni menos que los impuestos recaudados por un estado en relación a su PIB (valor de la actividad económica realizada dentro de un país). En el caso de España el dato de 2017 recogido en el informe es de un 33,7%. Por sí solo, este dato no dice nada (no se sabe si es mucho, poco, o qué es) si no se compara con el de otros países o con el de España en años anteriores. En el estudio se ve cómo el dato promedio de la OCDE es de un 34,2%, con países por encima y países por debajo (desde Francia y Dinamarca con un 46% de presión fiscal hasta México con un 16,2%). En algunos países ha subido y en otros ha bajado respecto al año anterior. ¿Qué puede significar todo esto?   Para empezar, como se ha dicho, la presión fiscal es una división:    Por tanto, el valor de la presión fiscal puede subir de un año a otro por cuatro factores:  Que solamente suba el numerador (que suban los ingresos fiscales recaudados) Que solamente baje el denominador (que baje el PIB) Que suba el numerador más que el denominador (que suban los ingresos fiscales recaudados más que lo que sube el PIB)  Que baje el numerador menos de lo que baje el denominador (que bajen los ingresos fiscales menos de lo que baje el PIB)  Es un error común creer que si la presión fiscal ha subido es porque se recauda más por impuestos que anteriormente, cuando en realidad podría ser posible que incluso se haya recaudado menos que antes pero que por recesión económica el PIB haya bajado aún más. Por ejemplo:  País X Año 2016 Año 2017 Ingresos fiscales recaudados 50.000,00 45.000,00 PIB 300.000,00 250.000,00 Presión fiscal 16,67% 18,00% En este ejemplo, aunque la presión fiscal sube de un año a otro, no lo hace porque el Estado haya aumentado su recaudación, sino por la recesión en la que se encuentra que hace que...

Como ya se ha comentado en posts anteriores, la obtención de ingresos en distintos países implica cierta problemática a la hora de donde declararlos. Por las características de su actividad, en los artistas y actores esta problemática puede ser especialmente tediosa en caso de tener actuaciones en el extranjero. Y es que, aquí todos los países quieren coger su parte del pastel y para evitar problemas es fundamental tener claro como trabajar correctamente a priori (y así evitar sorpresas desagradables a posteriori) Claves de la tributación internacional de artistas y actores españoles. Y es que claro, ¿en una gira internacional con conciertos o actuaciones en diferentes países, dónde debe pagar impuestos el artista o actor que fiscalmente se considera residente español? (lea aquí los criterios de residencia.) Cuando un residente de un país obtiene rentas en otros países lo primero que hay que tener en cuenta es el Convenio de Doble Imposición existente entre esos dos territorios para estudiar según el tipo de renta obtenida el lugar de tributación de dicha renta. A partir de ahí, si se concluye que esa renta debe tributar en el territorio donde no se es residente fiscal, deberá dilucidarse la forma correcta de hacerlo (bien mediante declaración de Impuesto de No residentes de ese país, bien directamente con una retención en la factura…) y de que luego en nuestro Impuesto Sobre la Renta de las personas físicas (IRPF) en caso de ser autónomos de el país donde somos residentes, podamos bonificárnoslo hasta el límite permitido por el Convenio y así evitar pagar impuestos dos veces por el mismo concepto. Ejemplo de cómo tributa internacionalmente un artista residente en España Supongamos que una actriz residente en España realiza una obra de teatro en otro país, por la que le van a pagar 1.000 euros. Según el convenio entre España y ese otro país, el rendimiento de esa actuación debe tributar en el país donde se lleve a cabo (en este caso, el país extranjero) Además, se indica en dicho convenio que se puede tributar mediante retención en origen (en la factura) Por tanto, asumiendo que la retención de no residentes para ese concepto en ese país es de un 14% la forma correcta de actuar sería efectuarle una retención de 140 euros a la actriz en la factura y se le entregará certificado de la misma. Posteriormente en la declaración de IRPF de España de la actriz, con la documentación necesaria en su poder, se indicará un ingreso de 1.000 euros por el que resultará una cantidad a pagar de la cual se podrá compensar la retención de 140 euros que tuvo en el país extranjero (suponemos que la legislación deja compensar el importe entero) Por tanto, a la hora de planear una gira o...