En los últimos tiempos venimos observando un alarmante incremento de consultas de clientes motivadas por estafas perpetradas desde el extranjero. Estafas en la exportación cometidas por redes muy bien organizadas y que actúan con gran impunidad. En qué consisten las estafas en la exportación Modus Operandi El modus operandi de estas redes consiste básicamente en hacerse pasar por empresas de prestigio normalmente dedicadas a la importación de productos desde países europeos (básicamente Reino Unido y Francia). Mediante procedimientos de suplantación de identidad, intentan conseguir el suministro de mercancías para después desaparecer sin dejar rastro.A tal fin no dudan en presentarse con todo tipo de elementos de imagen corporativa para generar una apariencia solvente y prestigiosa. Suelen mostrarnos páginas web, cuentas de correo, tarjetas de visita, etc. Documentación falsa Incluso no dudan en generar documentos mercantiles y bancarios falsos. Esto lo hacen amparándose en el desconocimiento sobre las formalidades de esos documentos al ser extranjeros. Almacenes inexistentes Finalmente, y para consumar estas estafas en la exportación, arriendan almacenes en los que recibir la mercancía. Los que más tarde vacían inmediatamente tras obtener su botín. Conclusión, debemos extremar las precauciones Debemos advertir que las posibilidades de recuperar la mercancía o de perseguir con éxito a los estafadores son absolutamente remotas, dada la agilidad con que colocan las mercancías robadas y la impunidad que les brinda la distancia y el encontrarse en otro país, por lo que deben de extremarse las precauciones a la hora de cerrar operaciones, desconfiando de aquellos pedidos que se realicen por precios superiores a los de mercado y con mucha urgencia, y debe también imponerse una especial vigilancia en la comprobación de la identidad de las personas que realizan los pedidos.Recordar que este tipo de estafas, como otras muy variadas, suelen ampararse en el anonimato y falta de transparencia que a veces proporciona Internet. En este otro post te aclaramos otra de las estafas más comunes cometidas a través de la red de redes.Si has sufrido alguna de estas estafas en la exportación, o quieres blindarte ante ellas, en Carrillo Asesores estaremos encantados de atenderte.[sc name="firma_pedrolacal"]...

Ciertamente, los efectos fiscales de un Brexit Duro pueden ser muchos dependiendo de tu situación. En este post vamos a aclarar cuáles afectan a las personas físicas.Como contamos en una publicación anterior de Carrillo Asesores, tras la última decisión del Consejo Europeo, se ha prorrogado hasta el próximo 31 de octubre el plazo de salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit). El Acuerdo de Retirada contempla un período transitorio hasta el 31 de diciembre de 2020. Durante este periodo se seguirá aplicando la legislación comunitaria en el Reino Unido. Legislación que afecta al mercado interior, unión aduanera y las políticas comunitarias.Si en la fecha de salida no estuviese en vigor el Acuerdo, se produciría un "Brexit Duro". El Reino Unido pasaría a tener la consideración de tercer país. Por lo tanto, no tendría ninguna preferencia específica, lo que podría tener un efecto significativo en materia tributaria. EFECTOS FISCALES DE UN BREXIT DURO PARA PERSONAS FÍSICAS Las principales efectos fiscales de un Brexit Duro para personas físicas serían las siguientes: IRPF: - Exit tax. Los contribuyentes cuya residencia cambiase al Reino Unido no podrían disfrutar del régimen especial previsto en el artículo 95.bis.6 de la Ley del IRPF para las ganancias patrimoniales derivadas de acciones o participaciones, que sí se prevé para cambios de residencia a otro Estado Miembro de la UE o del Espacio Económico Europeo. - Imputación temporal de rentas en cambios de residencia. Imposibilidad de aplicar el régimen especial de imputación temporal de rentas previsto en el artículo 14.3, por cambios de residencia al Reino Unido, al restringirse a Estados Miembros de la UE, por lo que todas las rentas pendientes de imputación deberán integrarse en la base imponible correspondiente al último período impositivo que deba declararse por IRPF. - Transparencia fiscal internacional. No aplicación de la excepción al régimen de transparencia fiscal internacional regulada en el artículo 91.15 de la Ley del IRPF, prevista para Estados Miembros de la Unión Europea, por lo que en determinados casos se haría tributar a los contribuyentes por rentas obtenidas por entidades no residentes en las que participan significativamente. - Instituciones de Inversión Colectiva (fondos de inversión). Exclusión del régimen de diferimiento de las ganancias patrimoniales obtenidas en Instituciones de Inversión Colectivas en caso de reinversión, para aquellas ubicadas en el Reino Unido, ya que se restringe su aplicación a las constituidas y domiciliadas en algún Estado Miembro. - Coeficientes de abatimiento. No resultarían de aplicación los coeficientes de abatimiento regulados en la DT 9ª de la Ley del IRPF para la venta de acciones cotizadas en el Reino Unido, adquiridas antes de 31 de diciembre de 1994, que permiten minorar las ganancias patrimoniales. - Loterías y apuestas. No se aplicará el tipo de gravamen especial del 20%. Se aplica el tipo correspondiente a...

El Reino Unido tiene hasta el 31 de octubre de 2019, como máximo, para ratificar el acuerdo de salida negociada con la Unión Europea. De lo contrario, saldrá de la Unión Europea sin acuerdo. Esto es lo que se conoce como Brexit duro. Existen dos escenarios de salida: - Si se ratifica el acuerdo de retirada: el Reino Unido abandonará la Unión de forma ordenada, como muy tarde el 31 de octubre de 2019. La legislación de la Unión Europea dejará de aplicarse en el Reino Unido. Esto se producirá a partir de 1 de enero de 2021, es decir, después de un período de transición hasta el 31 de diciembre de 2020. Este periodo puede ampliarse de uno a dos años.- Si el acuerdo de salida no se ratifica, Brexit duro: el Reino Unido abandonará la Unión de manera desordenada. Esto significa que no habrá un período de transición y la legislación de la UE cesará de aplicarse en el Reino Unido a partir del 1 de noviembre de 2019, si el Parlamento británico no ratifica el acuerdo de salida antes del 31 de octubre de 2019. Esta opción es la conocida como “Brexit Duro”.Cualquiera de las dos opciones afectarán a las empresas españolas.A falta de un acuerdo de salida, las normas aplicables a otros terceros países, con los que la Unión tiene una relación comercial, se aplicarán en el comercio europeo con el Reino Unido, a partir de la fecha de salida. Estas reglas se traducirán esencialmente en: - El restablecimiento de los trámites aduaneros con el Reino Unido. Por lo tanto, será necesario presentar una declaración para la importación y exportación de bienes al Reino Unido. Estos trámites se pueden realizar fuera de la frontera con los procedimientos existentes.- El restablecimiento de trámites de tránsito de mercancías. Los británicos han expresado su intención de unirse a la Convención para el Tránsito Común, una vez fuera de la Unión Europea. Este Convenio es la base legal del sistema de tránsito. Se aplica tanto para la Unión Europea como para algunos de sus vecinos, como Suiza. La fecha de entrada en vigor de las disposiciones de esta Convención con el Reino Unido no se conoce en esta etapa. La Comisión está trabajando con los Estados parte de la Convención para obtener su acuerdo lo antes posible.- El restablecimiento de los trámites de seguridad (ECS / ICS) en la salida y la entrada en el territorio.Por lo tanto, la salida del Reino Unido de la UE implicará el establecimiento de una frontera aduanera. Esto supondría un coste adicional, con un impacto directo en el precio de los bienes importados. Aranceles en caso de Brexit duro Por el momento, no se ha negociado ningún acuerdo preferencial entre...

El pasado 19 de marzo de 2019 se publicó en el Boletín Oficial de la Unión Europea el Reglamento de la UE Nº 2019/428, de 12 de julio de 2018, que modifica el Reglamento de la UE nº 543/2011, relativo a las normas de comercialización en el sector de las frutas y hortalizas.El Reglamento de 2011 permite la venta de paquetes con mezclas de frutas y hortalizas de diferentes especies de un peso neto de hasta 5 Kg. Ello, con la reserva de que los productos sean de la misma calidad, que el etiquetado sea apropiado y que la mezcla de productos no cree confusión para el consumidor.El propósito de la norma general de comercialización es definir los requisitos de calidad que deben cumplir las frutas y hortalizas tras su envasado. Además, establecer el marcado con datos como: nombre y dirección física y, si es diferente del país de origen,  el país del empaquetador y/o expedidor.Por cada especie de productos el Reglamento recoge las exigencias mínimas en materia de:Calidad: Sin alteración, que los haría no aptos para el consumo. Madurez Marcado Clasificación (categoría de cada producto) Calibración Homogeneidad Envasado: Los productos deben embalarse de manera que estén debidamente protegidos. Origen: Nombre completo del país de origen. Niveles de tolerancia en cuanto a la presencia en cada lote de productos  que no cumplen con los requisitos mínimos de calidad (10%) y/o de degradación (2%).Cambios en el Reglamento de la UE Nº 543/2011 Las modificaciones introducidas por el nuevo Reglamento de la UE Nº 2019/428 se refieren al artículo 7 del anterior, sobre mezclas de frutas y hortalizas de diferentes especies.Las nuevas disposiciones tienen en cuenta las modificaciones a las normas de la CEE/ONU para manzanas, cítricos, kiwis, achicoria rizada y lechuga escarola, melocotones y nectarinas, peras, frambuesas, pimientos dulces, uva de mesa y tomates.Específicamente, el Código del País/Zona ISO 3166 (alfa) ahora debe asociarse con el Código de Identificación del Empaquetador / Expedidor cuando la dirección física de uno de ellos se encuentre en un país distinto al país de origen de los productos. Entrada en vigor Las modificaciones introducidas por el reglamento de la UE nº 2019/428 entraron en vigor el pasado 20 de marzo de 2019.No obstante, las disposiciones transitorias son aplicables hasta el 31 de diciembre de 2019. Tal es el caso del código de identificación del empaquetador o del expedidor, emitido o reconocido por un servicio oficial, que no incluye el Código de País/Zona Iso 3166 (alfa) que puede seguir siendo utilizado en los paquetes hasta esa fecha.Si tienes alguna duda sobre la aplicación de este nuevo reglamento, en Carrillo Asesores estaremos encantados de ayudarte.[sc name="firma_alain"]    ...

El Acuerdo Comercial UE-Japón (JEFTA), firmado el 17 de julio de 2018 en Tokio, entró en vigor el pasado viernes 1 de febrero de 2019.Con este acuerdo, Japón reduce sus aranceles al 0% para el 91% de sus importaciones desde Europa (y para el 99% dentro de 15 años).A cambio, la UE liberaliza el 75% de sus importaciones desde Japón (cifra que alcanzará el 100% en el 2034, una vez se produzca el desmantelamiento de las barreras comerciales).¿Cuáles son los resultados de este acuerdo?1- El desmantelamiento de algunas de las barreras arancelarias y no arancelarias, en particular en el sector agroalimentario (vino, queso, carne…).Algunos ejemplos:Barreras arancelarias:Antes de este acuerdo, los aranceles de Japón sobre los productos de la UE eran del 30% sobre el queso, del 38,5% sobre la carne de vacuno, el 30% sobre el chocolate, el 24% sobre la pasta y 15% sobre el vino. A partir de ahora, las reducciones de las tarifas en estos productos serán graduales, en particular para el cerdo y la ternera, el queso o los productos procesados. El acuerdo también reduce gradualmente los aranceles sobre productos tales como los de la pesca, confitería, mantequilla y licores. Sin embargo, la reducción será inmediata en el caso del vino.En lo que se refiere al queso, verá reducido gradualmente sus derechos de aduana a cero dentro del límite de una cuota: hasta 20.000 toneladas para el 2019 y hasta 31.000 toneladas transcurridos 16 años.La carne de cerdo, principal exportación agrícola de la UE a Japón, tiene, desde el 1 de febrero, una exención casi total de aranceles.Sin embargo, estas reducciones arancelarias no afectan al arroz, producto particularmente simbólico, y lo mismo ocurre con el azúcar.Algunos artículos no alimentarios, como los zapatos, también se ven afectados por una reducción de los aranceles, que pasarán del 30% al 0% gradualmente durante los próximos 10 años.Los derechos de aduana japoneses quedan suprimidos directamente sobre los productos de madera, productos químicos, cosméticos y textiles.Barreras no arancelarias:Japón se ha comprometido a implementar 150 medidas reglamentarias para reducir 71 barreras no arancelarias que han sido identificadas. Por ejemplo, para las barreras no arancelarias fitosanitarias, Japón ha reconocido los principios esenciales de la OIE (salud animal) y ha autorizado la entrada en el país de 45 aditivos alimentarios que hasta ahora no se podían importar.Para otras barreras no arancelarias, Japón ha alineado la legislación nacional con las normas internacionales, incluidas las de UNECE (automóvil) e ICH (productos farmacéuticos). Se ha comprometido a continuar sus esfuerzos para alinear sus normas a las de la UE.2- El reconocimiento y la protección de 205 denominaciones de origen europeas protegidas (D. O. P.). Esto concierne, por ejemplo, al queso Roquefort o al Feta.3- La modificación en cuanto a la estricta normativa en la industria del automóvil, lo...

El informe anual de la OCDE “Revenue Statistics” (enlace a la versión inglesa en http://www.oecd.org/tax/revenue-statistics-2522770x.htm) estudia el detalle de la presión fiscal de los diferentes países en el año 2017 y los compara entre ellos y respecto al año anterior. Lo que está claro es que aunque "Si torturas los números lo suficiente, la naturaleza lo confesará todo" como dijo Ronald Coase, al final los valores son los que son y eso no se puede cambiar. A partir de ahí las conclusiones seguro que son diversas (e incluso a veces contradictorias) dependiendo de quién las formule. Vamos a tratar de definir lo que es la presión fiscal para poner en contexto los datos del estudio y que cada uno saque sus conclusiones en función de los mismos.  ¿Qué es la presión fiscal? La presión fiscal no es ni más ni menos que los impuestos recaudados por un estado en relación a su PIB (valor de la actividad económica realizada dentro de un país). En el caso de España el dato de 2017 recogido en el informe es de un 33,7%. Por sí solo, este dato no dice nada (no se sabe si es mucho, poco, o qué es) si no se compara con el de otros países o con el de España en años anteriores. En el estudio se ve cómo el dato promedio de la OCDE es de un 34,2%, con países por encima y países por debajo (desde Francia y Dinamarca con un 46% de presión fiscal hasta México con un 16,2%). En algunos países ha subido y en otros ha bajado respecto al año anterior. ¿Qué puede significar todo esto?   Para empezar, como se ha dicho, la presión fiscal es una división:  Por tanto, el valor de la presión fiscal puede subir de un año a otro por cuatro factores: Que solamente suba el numerador (que suban los ingresos fiscales recaudados) Que solamente baje el denominador (que baje el PIB) Que suba el numerador más que el denominador (que suban los ingresos fiscales recaudados más que lo que sube el PIB)  Que baje el numerador menos de lo que baje el denominador (que bajen los ingresos fiscales menos de lo que baje el PIB) Es un error común creer que si la presión fiscal ha subido es porque se recauda más por impuestos que anteriormente, cuando en realidad podría ser posible que incluso se haya recaudado menos que antes pero que por recesión económica el PIB haya bajado aún más. Por ejemplo: País X Año 2016 Año 2017Ingresos fiscales recaudados 50.000,00 45.000,00PIB 300.000,00 250.000,00Presión fiscal 16,67% 18,00%En este ejemplo, aunque la presión fiscal sube de un año a otro, no lo hace porque el Estado haya aumentado su recaudación, sino por la recesión en la que se encuentra que hace que...

Como ya se ha comentado en posts anteriores, la obtención de ingresos en distintos países implica cierta problemática a la hora de donde declararlos. Por las características de su actividad, en los artistas y actores esta problemática puede ser especialmente tediosa en caso de tener actuaciones en el extranjero. Y es que, aquí todos los países quieren coger su parte del pastel y para evitar problemas es fundamental tener claro como trabajar correctamente a priori (y así evitar sorpresas desagradables a posteriori) Claves de la tributación internacional de artistas y actores españoles. Y es que claro, ¿en una gira internacional con conciertos o actuaciones en diferentes países, dónde debe pagar impuestos el artista o actor que fiscalmente se considera residente español? (lea aquí los criterios de residencia.) Cuando un residente de un país obtiene rentas en otros países lo primero que hay que tener en cuenta es el Convenio de Doble Imposición existente entre esos dos territorios para estudiar según el tipo de renta obtenida el lugar de tributación de dicha renta. A partir de ahí, si se concluye que esa renta debe tributar en el territorio donde no se es residente fiscal, deberá dilucidarse la forma correcta de hacerlo (bien mediante declaración de Impuesto de No residentes de ese país, bien directamente con una retención en la factura…) y de que luego en nuestro Impuesto Sobre la Renta de las personas físicas (IRPF) en caso de ser autónomos de el país donde somos residentes, podamos bonificárnoslo hasta el límite permitido por el Convenio y así evitar pagar impuestos dos veces por el mismo concepto. Ejemplo de cómo tributa internacionalmente un artista residente en España Supongamos que una actriz residente en España realiza una obra de teatro en otro país, por la que le van a pagar 1.000 euros. Según el convenio entre España y ese otro país, el rendimiento de esa actuación debe tributar en el país donde se lleve a cabo (en este caso, el país extranjero) Además, se indica en dicho convenio que se puede tributar mediante retención en origen (en la factura) Por tanto, asumiendo que la retención de no residentes para ese concepto en ese país es de un 14% la forma correcta de actuar sería efectuarle una retención de 140 euros a la actriz en la factura y se le entregará certificado de la misma. Posteriormente en la declaración de IRPF de España de la actriz, con la documentación necesaria en su poder, se indicará un ingreso de 1.000 euros por el que resultará una cantidad a pagar de la cual se podrá compensar la retención de 140 euros que tuvo en el país extranjero (suponemos que la legislación deja compensar el importe entero) Por tanto, a la hora de planear una gira o...