Todavía sigue suscitando muchas dudas la retención a aplicar al administrador de una Sociedad. Por ello con este post queremos clarificar y dar luz a tus dudas. Retención a aplicar al administrador de una Sociedad Rendimientos del Trabajo Si eres administrador y gerente de tu empresa, las retribuciones que percibas por las tareas de gerencia se considerarán “Rendimientos del Trabajo”. No quedarán sometidas al tipo de retención variable aplicable a este tipo de rendimientos, sino a una retención fija del 35%. NOTA: Si en el ejercicio anterior al pago de los citados rendimientos del trabajo tu empresa hubiese tenido una cifra de negocios (ventas) inferiores a 100.000 €, la retención fija será del 19%.Si tienes el doble vinculo, es decir eres administrador y trabajador en tu sociedad, las retribuciones que percibas por los trabajos no propios de la gerencia (por ejemplo, trabajas en producción, taller, etc) también se considerarán rentas del trabajo. Pero en este caso el tipo de retención no es fijo, según lo comentado en el párrafo anterior. El porcentaje de retención será variable. Dependerá de la tabla general de retenciones aplicable a los trabajadores según escala de salario.Pero cuidado con este aspecto. La Agencia Tributaria no estima que haya un doble vinculo laboral si las tareas que desempeñas como trabajador y no como administrador se asocian a funciones de dirección, gerencia y control de tu empresa. En este caso solo considera como retribución las propias del administrador. Hacienda puede exigir el tipo de retención fijo del 35% o 19% (según el caso). Rendimientos de Actividades Económicas A todo esto existe una variante. Cuando la empresa presta servicios profesionales. Cuando es el socio administrador quien los presta efectivamente, y además cotiza como autónomo. Pues en este caso los rendimientos obtenidos por el desarrollo de su trabajo, se consideran “Rendimientos de Actividades Económicas” (y no del trabajo). En este caso el tipo de retención será del 15%. Para ello se deben dar las siguientes circunstancias:La sociedad deberá desarrollar una actividad calificada como “profesional” (no empresarial), según la sección segunda de las tarifas del IAE, y dicho socio deberá trabajar desarrollando la actividad del a sociedad. El socio deberá estar obligado a cotizar en el Régimen de Autónomos (o mutualidad alternativa). NOTA: Hay que tener en cuenta que las retribuciones por las tareas de administrador y gerente no cambian: se seguirá considerando como rendimientos del trabajo, y sometidos a una retención fija del 35%-19%.Si eres administrador de una sociedad, quizá también te interesen nuestros posts sobre Impuesto de Sociedades, Poder recíproco y solidario, Dietas de los administradores o Cómo pagar menos impuestos.En Carrillo Asesores podemos ayudarte con la gestión de tus impuestos. Contacta con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.[sc name="firma_antonio"]...

Hoy en Carrillo Asesores hablaremos sobre el régimen especial de entidades dedicadas al arrendamiento de viviendas. ¿Sabía usted que puede obtener ventajas fiscales por su sociedad dedicada a dicha actividad si cumple una serie de requisitos? Régimen especial de entidades dedicadas al arrendamiento de viviendas Acogerse a dicho régimen puede proporcionarle una serie de bonificaciones que quizás usted no sabía y a partir de ahora lo tenga muy en cuenta por su ostentoso aliciente fiscal.Se aplicará un 85% de bonificación sobre la cuota íntegra que corresponda a las rentas derivadas del arrendamiento de viviendas que cumplan los requisitos que más adelante expondremos. Si el arrendatario es discapacitado y en la vivienda se han realizado obras e instalaciones de adecuación, usted puede obtener una bonificación de hasta el 90%. En definitiva, este incentivo fiscal se aplica sobre los ingresos netos derivados del alquiler. Es decir, que tiene en cuenta los gastos directos e indirectos atribuibles a dichas rentas.Sin embargo, respecto de la exención del artículo 21 de la LIS señalar que en este régimen el beneficio queda limitado al 50% de las rentas procedentes de dividendos y transmisión de participaciones en las sociedades que aplican el régimen de arrendamiento de viviendas. Es sin duda importante porque supone una desventaja para inversores en este tipo de entidades.Este régimen es opcional y se aplicará a las entidades que tengan como actividad económica principal el arrendamiento de viviendas (junto con trasteros y plazas de garaje hasta un máximo de 2) situadas en territorio español, aunque es compatible con la realización de otras actividades complementarias y con la transmisión de los inmuebles arrendados una vez transcurrido el período mínimo de mantenimiento. Requisitos para acogerse al régimen especial de entidades dedicadas al arrendamiento de viviendas Deben de cumplir los siguientes requisitos para poder acogerse a este régimen especial:El número de viviendas que generan el patrimonio de la sociedad tienen que estar arrendadas u ofrecidas en arrendamiento. Este tiene que ser en todo momento igual o superior a 8. Las viviendas tienen que permanecer arrendadas u ofrecidas en arrendamiento durante al menos tres años. El incumplimiento de este requisito implicará para cada vivienda, la pérdida de la bonificación que hubiera correspondido. Contabilización separada de cada inmueble. Para saber la renta correspondiente a cada vivienda En el caso de entidades que desarrollen actividades complementarias a la actividad económica principal de arrendamiento de viviendas, que al menos el 55%:De las rentas del período impositivo, excluidas las derivadas de la transmisión de los inmuebles arrendados una vez transcurrido el período mínimo de mantenimiento, o alternativamente Del valor del activo de la entidad sea susceptible de generar rentas que tengan derecho a la bonificación.Incompatibilidades Este régimen especial de entidades dedicadas al arrendamiento de viviendas es incompatible con otros...

Cuando una empresa española tiene que realizar un trabajo presencial en otro Estado (por ejemplo una obra, un montaje, un trabajo profesional sobre el terreno…) y esto implica el desplazamiento de trabajadores propios a ese Estado, hay que plantearse y tener claros varios aspectos. Lo mismo ocurre desde el punto de vista del propio trabajador. Ya sea autónomo o cualquiera que tenga una oferta de trabajo del extranjero y se plantee aceptarla. Tener protocolos para trabajos en el extranjero (si puede ser por escrito mejor) nos puede dar claridad a la hora de tomar decisiones. Así como servir de eximente en caso de posibles inspecciones fiscales o laborales. Protocolos para trabajos en el extranjero A continuación detallamos ambos casos. Empresas y trabajadores. Empresa con trabajos en el extranjero Cuando la empresa va a realizar un trabajo en el extranjero, los trámites a realizar dependerán del país en cuestión y del tipo de trabajo. Es posible que requiera aportar cierta documentación a las autoridades fiscales y/o laborales de ese país de cara a tenerlo todo en regla. Además de cumplir ciertos requisitos de salario y condiciones laborales en general.Además de esto, a los trabajadores de la empresa pueden surgirle la posibilidad de aplicarse los regímenes especiales, bien el del 7p o bien de excesos, muy ventajosos para ellos en su IRPF y que obliga a la empresa a ciertas particularidades a la hora de elaborar las nóminas y documentos laborales. Trabajador en el extranjero Cuando un trabajador se desplaza al extranjero para trabajar algunos meses de un año concreto o bien cualquier persona es contratada para trabajar en otro país, le surge una problemática fiscal que depende de cada caso específico: Aspectos fiscalesQue impuestos va a tener que pagar en cada país sobre los ingresos. Aquí hay que tener en cuenta el concepto de residencia fiscal. Es posible que pueda ser considerado residente fiscal en España y en el otro país. En función de esto, puede haber varios escenarios tributarios interpretables por las Administraciones. En caso de tener que pagar IRPF en España, ¿puede aplicarse algún régimen especial ventajoso como los del 7p o excesos?Aspectos laboralesDependiendo de si el desplazamiento se realiza a países de la Unión Europea o de fuera de ella, la regulación es distinta, así como la aplicación de convenios bilaterales para el mantenimiento de la legislación española de Seguridad Social. Hay que tener en cuenta dependiendo de la duración de los desplazamientos y el país de destino, los trámites con las distintas Administraciones y condiciones laborales a tener en cuenta en el país de destino para los trabajadores desplazados.Los protocolos para trabajos en el extranjero, a priori en estas situaciones son fundamentales para ayudar a la toma de decisiones. También para demostrar...

Cuando nos referimos al concepto de expatriado desde un punto de vista tributario (en nuestro caso: trabajadores desplazados al extranjero), lo hacemos con la certeza de dirigirnos al que, a buen seguro es el régimen fiscal más conocido entre contribuyentes y profesionales. Este es: el régimen de exención de trabajos realizados en el extranjero o “regla del 7p”.Sin embargo, la normativa de IRPF y, en concreto, el Reglamento del impuesto, desarrolla otro régimen, el de excesos, que también ha de ser objeto de mención por las ventajas y, quizás, mayores facilidades que ofrece su aplicación.Estos regímenes, que recogen un importante incentivo fiscal a profesionales de nuestro país a modo de exención, nacieron con una finalidad muy clara: la internacionalización del capital humano español. Características y requisitos de los regímenes fiscales para trabajadores expatriados Las notas características y requisitos para la aplicación de estos regímenes –incompatibles entre sí-, son los siguientes: Régimen de exención de trabajos realizados en el extranjero (Regla 7p) Se encuentra exenta de tributación en IRPF, aquella parte proporcional –según número total de días del año-, de los rendimientos del trabajo percibidos por un residente fiscal en España, por trabajos realizados en el extranjero, cuando se cumplen una serie de requisitos claramente delimitados. A saber:Que dichos trabajos se realicen para una empresa no residente en España o, en su caso, establecimiento permanente radicado fuera de nuestro país -importante: particularidades de entidades vinculadas-. Que el territorio en cuestión no sea considerado paraíso fiscal. Por lo tanto debe existir un tributo de naturaleza análoga e idéntica al IRPF de nuestro país.Límite máximo de 60.100 euros anuales.En la medida en que este régimen recoge un importante incentivo fiscal para el contribuyente que lo aplica, parece claro que, ante las labores de comprobación de la AEAT, resulta necesario justificar documentalmente la veracidad y duración del desplazamiento. Esto en algunas ocasiones resulta especialmente complicado. Aplicación a los miembros de los consejos de administración Como es obvio, a numerosos contribuyentes les surgen cuestiones sobre este régimen. Quizás la más habitual (con independencia de los requisitos mencionados) es aquella por la que se cuestiona su aplicación a los miembros de los consejos de administración por los rendimientos percibidos por sus trabajos en el extranjero.A este respecto, hablábamos hace unos meses de un Auto del Tribunal Supremo de 21 de febrero de 2020, por el que nuestro Alto Tribunal admitió a trámite Recurso de Casación sobre esta cuestión. Entendió que existía interés casacional sobre la misma.Sin embargo, la Audiencia Nacional, decidió adelantarse, pronunciándose en su Sentencia de 19 de febrero de 2020, en lo que –esperemos- pueda ser un adelanto de una respuesta afirmativa del TS a este tipo de casos, al entender que la relación –laboral o mercantil- que...

El Gobierno ha aprobado una Orden en la que detalla por actividades las empresas y autónomos que pueden pedir una moratoria en el pago de cotizaciones sociales. Estas se añaden a aquellas cuya actividad se ha visto suspendida por la declaración del estado de alarma que explicamos en este post junto a otras medidas. ¿Qué nuevas actividades que pueden pedir una moratoria en el pago de cotizaciones sociales? La moratoria en el pago de cotizaciones sociales prevista en el artículo 34 del Real Decreto-ley 11/2020 resultará de aplicación a las empresas y a los trabajadores por cuenta propia cuya actividad económica, entre aquellas que no se encuentren suspendidas con ocasión del estado de alarma, esté incluida en los siguientes códigos de la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE-2009):119 - Otros cultivos no perennes. 129 - Otros cultivos perennes. 1812 - Otras actividades de impresión y artes gráficas. 2512 - Fabricación de carpintería metálica. 4322 - Fontanería, instalaciones de sistemas de calefacción y aire acondicionado. 4332 - Instalación de carpintería. 4711 - Comercio al por menor en establecimientos no especializados, con predominio en productos alimenticios, bebidas y tabaco. 4719 - Otro comercio al por menor en establecimientos no especializados. 4724 - Comercio al por menor de pan y productos de panadería, confitería y pastelería en establecimientos especializados. 7311 - Agencias de publicidad. 8623 - Actividades odontológicas. 9602 - Peluquería y otros tratamientos de belleza.Además de esta moratoria en el pago de cotizaciones sociales, el gobierno ha tomado numerosas medidas para paliar los efectos de la pandemia de coronavirus Covid-19. Puedes informarte de ellas diariamente en nuestro blog.Si tienes cualquier duda al respecto, contacta con nosotros. En Carrillo Asesores estaremos encantados de atenderte.[sc name="firma_pedrolacal"]...

A través del RDL 14/2020 de 14 de Abril el gobierno continúa con sus medidas para la lucha contra el coronavirus. Puedes informarte de estas medidas en nuestro blog. En este Decreto el ejecutivo amplía el plazo de presentación de impuestos de abril 2020 para contribuyentes con facturación inferior a 600.000 € en 2019. Esto incluye todas las declaraciones de impuestos. Aplazándose, por tanto, la presentación de:Declaración trimestral del IVA. Pago fraccionado del IS. IRPF.Ampliación del plazo de presentación de impuestos de abril 2020 Por todo ello, se extiende el plazo de presentación de impuestos de abril 2020 e ingreso de las autoliquidaciones del primer trimestre. Esto incluye los modelos 111, 115, 123, 130, 131, 202, 210, 303, etc. También al modelo 303 de sujetos pasivos de IVA acogidos al SII con volumen de operaciones que no supere los 600.000€. Hasta el 20 de mayo de 2020.En su artículo único, se establece que los plazos de presentación e ingreso de las declaraciones y autoliquidaciones tributarias de aquellos obligados con volumen de operaciones inferior a 600.000 euros en el año 2019 cuyo vencimiento se produzca a partir del 15 de abril de 2020 y hasta el día 20 de mayo de 2020 se extenderán hasta esta fecha.Para el caso de que la forma de pago elegida sea la domiciliación, el plazo de presentación de las autoliquidaciones se extenderá hasta el 15 de mayo de 2020.Según lo expuesto, pueden surgir varias dudas.  ¿Qué pasa con las declaraciones presentadas hasta la fecha del 1ºT de 2020? La norma que amplía el plazo de presentación de impuestos de abril 2020, no dice nada expreso en este sentido. Por tanto se podría interpretar (según nota del REAF) que respecto a las autoliquidaciones ya presentadas con ingreso domiciliado, por la mecánica de la domiciliación y porque así se recogió en la referencia al Consejo de Ministros de ayer, el cargo en la cuenta del contribuyente se realizará de manera automática el 20 del mayo en lugar del 20 de abril. Aunque no hay nada claro al respecto y esperamos que se pronuncie la AEAT. ¿Qué entidades son las que superen la cifra de 600.000 € y a qué cantidad se refiere? Al decir la normativa volumen de operaciones, y estar sin cerrar los balances y sin presentar el impuesto sobre sociedades de 2019, se entenderá como volumen de operaciones la cantidad expresada como tal en la declaración resumen anual de IVA 2019. Esta declaración se efectúa mediante el modelo 390. Por lo tanto, habrá que atender a esta cifra para saber si se ha superado o no. En el caso de no superarla se podrá aplazar la presentación de las declaraciones del 1ºT de 2020. ¿Los aplazamientos extraordinarios regulados por el “Estado de Alarma”, de 6...

En este Post abordaremos el contrato de cuentas en participación desde un doble punto de vista: Jurídico y Fiscal. Perspectiva jurídica del contrato de cuentas en participación Las cuentas en participación constituyen un tipo legal de sociedad interna mercantil. Se regula en los artículos 239 a 243 Código de Comercio. ¿Qué entendemos por “Contrato de cuentas en participación”? Es una forma de cooperación mercantil por la que una persona física o jurídica ("partícipe") aporta bienes, derechos o capital con el objetivo de participar en el negocio o empresa de otro ("gestor"). Ambos quedarían a resultas del éxito o fracaso del mismo. ¿Cuáles son sus características principales?La aportación del partícipe se ingresa en el patrimonio del gestor, por lo que no hay un patrimonio común, sino que las aportaciones que se realizan por los partícipes las recibe en propiedad el gestor. Tampoco nace una nueva entidad con personalidad jurídica nueva. El gestor está obligado a aplicar dicha aportación a la actividad empresarial pactada. A diferencia de un contrato de préstamo, en el contrato de cuentas en participación el gestor no se obliga a restituir la cantidad recibida, sino a rendir cuentas de su gestión y a liquidar al partícipe según los resultados prósperos o adversos en la proporción que se haya convenido. Según el artículo 243 C de c., la liquidación se hace en el momento en que sean “terminadas las operaciones”. No es preciso formalizar el contrato de una forma específica, pudiendo contraerse de palabra o por escrito, limitando sus características a lo acordado entre las partes, motivo por el que deben quedar muy bien definidas algunas cláusulas del contrato que pueden ser objeto de mal interpretación, como son: las condiciones de la aportación inicial y su posible devolución, el porcentaje de participación en los beneficios de ambas partes y, en su caso, en las pérdidas, los requerimientos de información del partícipe al gestor y los plazos de liquidación.Perspectiva fiscal del contrato de cuentas en participación Desde un punto de vista fiscal, nos centraremos en los siguientes impuestos y en su incidencia en este tipo de contratos: ITP y AJD Los contratos de cuentas en participación son operaciones no sujetas, según la última actualización de marzo de 2019 de la Ley del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. (art.19.2). IRPF Si el partícipe es una persona física, la aportación que efectúe se considerará "Rendimiento del capital mobiliario". Estará dentro de la sub-categoría de "rendimientos obtenidos por la cesión a terceros de capitales propios". (art.25.2 de la Ley 35/2006, Ley sobre el IRFPF). Impuesto sobre Sociedades Si el partícipe del contrato de cuentas en participación es una persona jurídica, recoge la DGT en distintas consultas vinculantes, donde destacamos la nº V0069-11, que:A) Si hay Beneficios: Será considerado gasto deducible para el gestor e ingreso para el partícipe en el impuesto de sociedades en el ejercicio de su devengo. B) Si hay...

Es indudable que la globalización ha atraído a España la inversión privada, lo que ha favorecido el establecimiento de empresas en nuestro país, especialmente en el caso de las multinacionales. Esto ha dado lugar a la apertura de sucursales y filiales de empresas extranjeras en España.De igual manera, hoy en día España exporta más talento que nunca. Nuestros profesionales son requeridos en mercados extranjeros. Esto provoca un desplazamiento ocasional o permanente de los trabajadores. En otras palabras, migración laboral, más de moda de nunca. Ventajas fiscales de los Impatriados y ExpatriadosPor eso en el Blog de Carrillo hoy tratamos las ventajas fiscales de los impatriados y expatriados. Es otra de las formas de ahorrar en la factura de IRPF (por cierto, puedes consultar nuestro último post sobre ahorro fiscal en el IRPF aquí)Pero, ¿qué se entiende exactamente por impatriados y expatriados?Expatriados: Personas con residencia fiscal en España pero trabajando en el extranjero. Impatriados: Personas con residencia fiscal en el extranjero, pero trabajando en nuestro país.Pues bien, buenas noticias. El legislador ha querido apoyar este fenómeno de movilidad internacional. Lo ha hecho a través de la incorporación a la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (en adelante, la “LIRPF”). Esta incluye incentivos fiscales que suponen una rebaja en la factura final de Renta.En este punto, hay que señalar que en principio quedan fuera de estas ventajas fiscales de los impatriados y expatriados aquellas personas que se consideran residentes del país en el que trabajan. Incluso aunque dicha residencia en el extranjero sea sólo algo temporal.Por ello, para saber definitivamente si como español en el extranjero o como extranjero en España puedes acogerte a estos beneficios, será fundamental obtener asesoramiento especializado que determine tu residencia fiscal en casos especialmente complicados donde el tema puede no ser tan pacífico (por ejemplo, traslados ocasionales o provisionales). Afortunadamente existen convenios internacionales bilaterales que vienen a resolver estas controversias. Régimen de los Expatriados En este caso, el beneficio consiste en considerar exentos los rendimientos del trabajo percibidos por trabajos realizados en el extranjero. Concretamente, quedan exentos hasta 60.100 € anuales, sin necesidad de una solicitud u opción.Es decir, el tema es tan sencillo como dejar de incluir en nuestra declaración dichas percepciones. De esta manera no quedaría ninguna constancia en el Modelo 100 de IRPF. Además, esta exención es compatible con la deducción por doble imposición internacional en la parte que supere el límite máximo exento. Es igualmente compatible, aunque no debe confundirse con el régimen de dietas y gastos por locomoción y estancia. Requisitos para ser expatriado Los requisitos a cumplir serían:El trabajador debe ser residente fiscal en España, y por tanto tributar por IRPF. Los trabajos deben realizarse efectivamente en el extranjero, para una...

Adolfo Fernández entrevistó ayer en Onda Regional de Murcia a Emiliano Carrillo, Socio-Director del Área Fiscal de Carrillo Asesores.Durante la entrevista, analizaron las medidas que pretende aplicar el nuevo gobierno. Entre ellas, hablaron de los cambios previstos en el marco jurídico en materias como las bonificaciones sobre el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, el Impuesto de Patrimonio, los tipos impositivos del IRPF y las empresas, y el apoyo a las deducciones por mecenazgo al audiovisual y las artes escénicas.Si te interesan estos temas, puedes escuchar la entrevista completa pinchando aquí....

Cuando alguien cambia de país y pasa a ser residente fiscal en el mismo, pasa a ser contribuyente del impuesto sobre la renta como ya se ha comentado anteriormente. Y en ocasiones es posible que esto perjudique al contribuyente por el carácter progresivo del IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) respecto a los tipos más fijos del IRNR (Impuesto sobre la Renta de No Residentes). Sin embargo, es posible que el contribuyente tenga “una salida”.Esta está regulada en la propia ley del IRPF. Nos referimos al régimen especial de tributación de no Residentes por el Impuesto sobre la Renta. Este es aplicable a ciertos contribuyentes personas físicas que en condiciones normales tendrían que someterse a las reglas del IRPF. Este régimen consiste en mantener la condición de contribuyente por IRPF. Lo hará  tributando por el IRNR con sus reglas. A quién se aplica este régimen especial de tributación de no residentes Es aplicable a contribuyentes que hayan adquirido la residencia fiscal en España por desplazamiento. Se puede aplicar durante el periodo impositivo de cambio de residencia y los cinco siguientes. Ahora bien, hay que cumplir las siguientes condiciones:El contribuyente no haya sido residente en España en los diez periodos impositivos anteriores. El desplazamiento sea o bien por un contrato de trabajo (excepto relación laboral especial de deportistas profesionales) o porque se haya pasado a ser administrador de una entidad no vinculada según el criterio de la ley del Impuesto de Sociedades. No se obtengan rentas consideradas a través de un establecimiento permanente en España.Es importante apuntar que la opción de acogimiento a este régimen especial de tributación de no residentes implica también que el contribuyente quedará sujeto por obligación real al Impuesto sobre el Patrimonio.Si se da el perfil para optar a este régimen especial conviene tenerlo en cuenta. Hay que hacer un análisis y estudio detallado para ver si interesa o no interesa fiscalmente. Según el tipo y el montante de los ingresos puede haber diferencias considerables entre tributar mediante las reglas del impuesto sobre la renta a hacerlo con las del impuesto de la renta de no residentes.En Carrillo Asesores podemos ayudarte y resolver cualquier duda. Nuestro Departamento de Asesoría Fiscal está a tu disposición, no dudes en contactar. Daniel Borrachero Asesor Fiscal en Carrillo Asesores 968 24 22 58 info@carrilloasesores.comConsulte con nosotros, podemos solucionar sus problemas. Con este blog queremos ayudar al empresario y administrador a conocer mejor el marco legal y fiscal donde hace negocios. Las publicaciones y comentarios que aquí se reflejan son de carácter general por lo que no constituyen asesoramiento jurídico....