Con el cambio de año se modifican algunos aspectos en materia tributaria y fiscal en ciertos segmentos del sector “artista”. Los cambios principales según el impuesto al que afectan son los siguientes:  Impuesto sobre sociedades (IS) Aquí los cambios se producen en la deducción por inversiones en producciones cinematográficas, series audiovisuales y espectáculos en vivo de artes escénicas y musicales a las que se acojan sociedades. Y es que a partir de ahora desaparecen las obligaciones formales para los productores que existían. Básicamente ya no tendrán que:  Incorporar en los créditos y en la publicidad de forma explícita nada. Remitir cierto material al Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) e informarle de algunos datos estadísticos.  Ceder los derechos de reproducción parcial de las obras audiovisuales y materiales gráficos entregados para la realización de actividades y elaboración de materiales de promoción en España y en el extranjero con fines culturales o turísticos. Impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) A partir del 1 de enero de 2019, la retención de los rendimientos de capital mobiliario procedentes de la propiedad intelectual cuando no sea el autor el contribuyente se reduce de un 19% a un 15%. Esto es importante tenerlo en cuenta a la hora de realizar las facturas, para no aplicar una retención incorrecta y luego tener que solicitar devoluciones de ingresos indebidos a la agencia tributaria, con la pérdida de tiempo que eso supone.  Impuesto sobre el valor añadido (IVA)  Si bien hasta ahora como ya comentamos en otro post “los servicios artísticos prestados por el artista a los clientes con los que contrate la actuación tributarán al tipo normal de IVA (21%)”, a partir del 1 de enero de 2019, se aplica el tipo reducido del 10% a los servicios prestados por intérpretes, artistas, directores y técnicos, siempre y cuando sean personas físicas, a los productores cinematográficos y organizadores de obras de teatro y musicales (número 13º del artículo 91.Uno.2). [sc name="firma_daniel" ]...

Se acerca la época de las tradicionales comidas y cenas de empresa de la época navideña. En ellas y bajo un ambiente distendido (al menos así debería ser) jefatura y empleados comparte un rato de ocio y se relajan después de un duro año de estrés y de duro trabajo, antes de disfrutar de algún que otro merecido día de vacaciones de Navidad. Lo más habitual es que la celebración la pague la empresa y a veces también de un obsequio a los empleados, ya sea en forma de la tradicional cesta de Navidad o de cualquier otro regalo. Dependiendo del tipo de celebración, de si hay o no regalos… el importe puede ser considerable, con su correspondiente considerable carga de IVA (obviamente). ¿Qué hacemos con ese IVA? ¿Nos deja la Agencia Tributaria deducírnoslo a modo de regalo de Reyes anticipado? Pues nada más lejos. Por un lado la ley de IVA nos dice que podrán ser objeto de deducción las cuotas soportadas por la adquisición de servicios de desplazamiento o viajes, hostelería y restauración cuando el importe de los mismos tuviera la consideración de gasto fiscalmente deducible a efectos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o del Impuesto sobre Sociedades. Además, sobre el IVA de los obsequios dice: dispone que no podrán ser objeto de deducción, en ninguna proporción, las cuotas soportadas como consecuencia de la adquisición, incluso por autoconsumo, de los bienes o servicios destinados a atenciones a clientes, asalariados o terceras personas. En consulta vinculante se dice explícitamente que: no podrá deducir, en ninguna medida, las cuotas del Impuesto sobre el Valor Añadido soportadas con ocasión de la adquisición de los servicios y obsequios referidos en el escrito de consulta, por tratarse de servicios adquiridos para destinarlos a atenciones a asalariados -en el caso de obsequios- o bien por no tratarse de servicios de hostelería prestados a consecuencia de un desplazamiento o viaje de dicho personal -en el caso de las cenas de Navidad-. Por tanto la jurisprudencia es clara. La empresa no podrá recuperar el IVA soportado de estas celebraciones en su modelo 303, deberá conformarse (que no es poco) con pasar un buen rato con todo el equipo de trabajo fuera de la rutina. Y desde aquí brindamos por ello. [sc name="firma_daniel" ]...

Ya sabemos que las agencias de viajes están sujetas al régimen especial de IVA del mismo nombre, por tanto, debemos determinar el margen de cada operación y, sobre este, ingresar el IVA correspondiente. Ese margen como ya se ha comentado en posts anteriores se calculará como la diferencia entre el importe cobrado al cliente sin IVA menos los gastos impuestos incluidos de las entregas de bienes o prestaciones de servicios que son adquiridos por la agencia para su uso en el viaje por parte del viajero. Lo que ocurre es que por las características del sector, no siempre se conocen los precios finales de estas prestaciones de servicios o entregas de bienes adquiridas en el momento del devengo del impuesto (de la realización del viaje por parte del viajero o del cobro de un anticipo) por lo que en ocasiones el cálculo de este margen real es imposible de calcular. Por ejemplo, pueden producirse descuentos en función del volumen de viajeros que se apliquen posteriormente o los conocidos como supuestos de “subocupaciones” o los “extracupos”. O producirse anticipos que devengan IVA en este mismo régimen especial de viajes sobre los cuales no se han adquirido todavía los bienes o servicios que contendrán el viaje final. ¿Qué nos dice Hacienda al respecto?  Pues bien, ha sido ratificado mediante consulta vinculante del mes de Agosto 2018 que cuando no se conozca el margen y se produzca el devengo, éste se deberá fijar provisionalmente (esto es importante, cuando se conozca el definitivo habrá que regularizar) y cito textualmente: “aplicando criterios fundados”.  En resumidas cuentas, la Agencia Tributaria le deja fijar a las agencias de viajes el margen provisionalmente de la manera que tú quieras siempre que esta tenga un sentido. Como se puede apreciar se da una solución muy ambigua que no permite nunca estar seguro de si la Agencia Tributaria estará de acuerdo con nuestro criterio o no en caso de requerimiento o inspección, por lo que conviene adoptar un criterio lo más fundamentado posible, ya sea por ejemplo en función de años pasados, en función de márgenes del sector, en función de previsiones lo mas ciertas posibles… Según las características de cada agencia tendrá mas sentido usar un criterio u otro pero en cualquier caso no estaría de más documentar por escrito los argumentos que nos llevan a adoptar el método elegido de forma técnica y razonada.  [sc name="firma_daniel"]...

Un mago es un artista. Indiscutiblemente. Alguien capaz de “engañar” al público haciéndoles creer cosas inverosímiles o imposibles (todos podemos pensar en la persona a la que cortan en 3 partes con una sierra, al que vuela, al que adivina la carta de la baraja que has cogido y que solo has visto tu…) no merece otro calificativo.  Sin embargo la Agencia Tributaria parece no estar de acuerdo. Por lo menos a efectos del Impuesto sobre el Valor Añadido y según criterio mostrado en consulta vinculante de la dirección general de tributos. Y es curioso ya que en el IAE (Impuesto de Actividades Económicas) donde se clasifican todas las actividades, en la sección de epígrafes de actividades artísticas, el propio epígrafe 016 habla de ilusionistas. El caso es que en la ley de IVA se habla de aplicar el IVA reducido (actualmente del 10%) a ciertas prestaciones de servicios entre las que se encuentran:  Los prestados por intérpretes, artistas, directores y técnicos, que sean personas físicas, a los productores de películas cinematográficas susceptibles de ser exhibidas en salas de espectáculos y a los organizadores de obras teatrales y musicales. Se habla de artistas (que podrían ser magos) pero se indica que sean servicios prestados a organizadores de obras teatrales y musicales. ¿encaja ahí un espectáculo de magia e ilusionismo? Según doctrina, un organizador de este tipo de eventos es “la persona o entidad que lleve a cabo la ordenación de los medios materiales y humanos o de uno de ellos con la finalidad de que la obra teatral o musical se represente” Además, la definición de obras teatrales y musicales deja fuera a la magia: 1º. Obras teatrales: Las obras dramáticas, dramático-musicales, coreográficas, pantomímicas y literarias en cuanto sean objeto de recitación o adaptación para la escena. 2º. Obras musicales: Las que se expresan mediante una combinación de sonidos a la que puede unirse o no un texto literario. Por tanto y aunque artísticamente pueda ser tan válido un espectáculo de magia como cualquier otro, el mago deberá facturarlo al tipo de IVA normal (el 21% actualmente). [sc name="firma_daniel"]...

Aunque la palabra grafiti (del italiano graffiti) se defina según la RAE: “Firma, texto o composición pictórica realizados generalmente sin autorización en lugares públicos, sobre una pared u otra superficie resistente“ y esta definición pueda dar una idea de cierto vandalismo o gamberrismo, lo cierto es que, aparte de que no siempre es así (muchas veces si se tiene autorización y hay clientes que solicitan estas obras) hay lugares en el mundo que no se entienden sin ellos. Me refiero por ejemplo a los actuales restos del Muro de Berlín o a la pared del Muro de John Lennon en Praga, por no mencionar los famosos grafitis del Bronx en Nueva York. Por tanto, a veces no es exagerado considerar a los autores de estas obras, “artistas”. Y como artistas que son, a veces pueden llegar a hacer de esa afición artística su modo de vivir. Y claro, aquí empieza la problemática fiscal. ¿Qué haces tú, artista del grafiti, para hacerlo todo legalmente (aparte de pintar solamente en las zonas permitidas)?  Uno de los problemas que puede surgirle al artista es si tiene que aplicar el Impuesto sobre el Valor Añadido a la facturación por su obra. Por un grafiti que me encarga una comunidad de vecinos para la puerta del garaje por ejemplo, ¿les tengo que repercutir IVA o no?  Por una parte la legislación nos dice que estarán exentas de IVA: “Los servicios profesionales, incluidos aquéllos cuya contraprestación consista en derechos de autor, prestados por artistas plásticos, escritores, colaboradores literarios, gráficos y fotográficos de periódicos y revistas, compositores musicales, autores de obras teatrales y de argumento, adaptación, guión y diálogos de las obras audiovisuales, traductores y adaptadores." . Sin embargo, los servicios descritos que en principio parece que podrían encajar en esta definición, no lo hacen, puesto que según consulta vinculante del mes de septiembre de 2016, “la realización de pinturas sobre cualquier soporte (lienzo, tablas, paredes o techo) que sean objeto de entrega al cliente, efectuadas por su encargo o no, tiene la consideración de entrega de bienes a efectos del Impuesto sobre el Valor Añadido. Por tanto se encuentran sujetas y no exentas la realización de un graffiti…” Una vez tengo claro que tengo que repercutir IVA como pintor de grafitis, ¿a qué tipo lo hago? La misma consulta que nos da la clave de la problemática anterior nos resuelve esta. Y es que el tipo de IVA será el reducido (10% en la actualidad) siempre que el grafiti entregado sea una pintura o dibujo realizada totalmente a mano por el artista de acuerdo con el artículo 136.Uno.2º de la Ley del Impuesto Sobre el Valor Añadido, siendo el tipo de IVA normal (21% en la actualidad) el aplicable en caso...

Son muchas las dudas que nos surgen ante las distintas situaciones que se producen cuando compramos una mercancía a un país tercero y entra en la UE por un país que no es España.  ¿Como lo declaramos en nuestra contabilidad, en el modelo 303 y en el SII (en el caso que te estemos obligados a este tipo de Suministro de Información Inmediata)?  Vamos a resumirlo de la siguiente manera: 1º CASO: Realizamos una compra a China y entra por la aduana francesa, posteriormente esa mercancía la vendemos a un cliente francés (será el mismo caso si se vende desde Francia a un cliente holandés). Cuando realizamos una compra de mercancía a un país 3º y dicha mercancía no viene a España, sino que entra por la aduana de otro país miembro de la UE y no pasa por lo tanto por la aduana española, no es una importación, no se declara en el modelo 303 y es simplemente un gasto para nosotros. La compra, es una operación no sujeta (N2) y en el SII se declara con la clave 01 operación de régimen general.  Posteriormente realizamos una venta de dicha mercancía, cuyo destino sea un cliente en el propio país miembro de la UE por donde la mercancía ha entrado, o a otro país miembro de la UE (que no sea España), será una venta no sujeta y se declarará en la casilla 61. De esta manera, como venta no sujeta por regla de localización se declarará en el SII. Al no venir la mercancía a España y pagar el IVA a la importación de otro país de la UE, podemos presentar a través de nuestra AEAT el modelo 360 para solicitar la devolución de ese IVA  a la importación.  Esta mercancía que se vende a un cliente francés o si se vende a un cliente de otro estado miembro, no se considera venta intracomunitaria, ya que dicha mercancía no sale de España.  2º CASO:  Realizamos una compra a China, pero entra por la aduana francesa, posteriormente esa mercancía la traemos a España. Cuando realizamos una compra de mercancía a un país 3º que entra por un país miembro de la UE que NO es España, no se declara en el modelo 303 y es simplemente un gasto para nosotros. La compra, es una operación no sujeta (N2) y en el SII se declara con la clave 01 operación de régimen general.  Posteriormente esa mercancía SÍ viene a España, hay que solicitar el despacho a libre práctica, para no pagar el IVA a la importación de la aduana francesa y un NIF a la Agencia Tributaria del país miembro de la UE por donde ha entrado, siendo por tanto la transferencia del bien del estado miembro a...

En Junio 2017 entró en vigor el IVA reducido en las entradas para los espectáculos (el famoso “IVA cultural”) entre otros aspectos. En concreto se incluyen en este IVA reducido: “La entrada a bibliotecas, archivos y centros de documentación, museos, galerías de arte, pinacotecas, teatros, circos, festejos taurinos, conciertos y a los demás espectáculos culturales en vivo”.  Esto indica que como asistentes a estos espectáculos, a partir de esa fecha disfrutamos de un IVA del 10% en lugar del 21% (aunque eso no indica necesariamente una reducción de los precios finales) pero, ¿y si somos los artistas que realizamos estos espectáculos? ¿y si somos el humorista, cantante o similares que actúan ante el público? ¿nos beneficia directamente esta reducción del IVA cultural?  Pues bien, en una reciente consulta vinculante de la Dirección General de Tributos, de Abril de 2018, se especifica que estos servicios artísticos prestados por el artista a los clientes con los que contrate la actuación tributarán al tipo normal de IVA (21% actual) en lugar de al reducido, que solo se aplica a las entradas a los espectáculos artísticos referidos. Por tanto hay que tener esto en cuenta si somos el artista, ya que con toda la información que hay hoy en día sobre el tema, puede dar lugar a confusión. [sc name="firma_daniel"]...

La última Sentencia del Tribunal Supremo de de 5/2/2018 (sentencia 153/2018), establece unos criterios donde ni beneficia ni perjudica al contribuyente. Es decir frente al más estricto criterio de la Administración donde fija que si un vehículo está parcialmente afecto a la actividad (se usa indistintamente para fines particulares y fines empresariales), no puede deducirse la cuota de IVA soportado que se paga en la adquisición del vehículo; está el otro criterio defendido por la empresa/empresario donde quiere deducirse la totalidad del IVA soportado que paga. Por ello, se fija el criterio de la deducción de iva deducible en vehículos entendiendo que el artículo 95.Tres, reglas 2 ª y 4ª, de la LIVA , respeta el artículo 17 de la Directiva 77/388/CEE y afirma que si bien todo sujeto pasivo que utilice bienes para una actividad económica tiene derecho a deducir el IVA soportado en el momento de su adquisición por pequeña que sea la proporción de su uso para fines profesionales, esto no significa que tal deducción deba ser necesariamente la que corresponda a la totalidad de la cuota satisfecha. El artículo 95.Tres, reglas 2 ª y 4ª, de la Ley del IVA reconoce expresamente el derecho a la deducción sin limitación derivada del grado de afectación del vehículo a la actividad empresarial, y en su virtud, solo es correcta la deducción que responda al grado efectivo de utilización del bien en el desarrollo de la actividad empresarial, presumiéndose un porcentaje de afectación que puede ser, en la práctica, superior o inferior al presunto, pero imponiendo a la parte que pretenda incrementarlo o reducirlo la carga de acreditar el diferente grado de afectación. ¿Es entonces el IVA deducible de los coches? Esta tesis se basa en el hecho de que sólo se permita la deducción respecto de la proporción efectiva en que el vehículo en cuestión se afecte a la actividad empresarial o profesional. En cuanto a la acreditación se admite cualquier medio de prueba admitido en derecho, sin restricción alguna. La prueba de la verdadera utilización del vehículo en el giro empresarial no es para el Supremo imposible o extraordinariamente difícil, porque el contribuyente, por ser quien precisamente se dedica a la actividad y usa el vehículo para desarrollarla, es quien mejor puede constatar su destino, por ejemplo a través del kilometraje, o mediante recibos de hotel o de peajes. Es por ello que con este nuevo criterio se puede defender con cualquier medio de prueba la afectación mayor o menor al 50% para turismos de empresa o afectos a una actividad empresarial particular. Deje su comentario o póngase en contacto con nosotros si necesita alguna aclaración sobre el IVA deducible en vehículos. Antonio Pérez Coord. Dto. Tributario, Asesor Fiscal Grandes Patrimonios en Carrillo Asesores 968 24 22 58 Murcia –...

Campaña de comprobación del IVA de la Agencia Tributaria. La Agencia Tributaria ha iniciado una campaña de comprobación, mediante liquidaciones de IVA a las grandes empresas que están obligadas al SUMINISTRO DE INFORMACION INMEDIATA, pero que en cualquier momento pueden trasladar al resto de empresas, tanto las del REDEME, que también presentan declaraciones mensuales y están obligadas al SII, como las PYMES que presentan declaraciones trimestrales. El problema surge en aquellas empresas en las que la fecha de operación o devengo, de las facturas emitidas es distinta de la fecha factura, es decir, los albaranes o justificantes de las entregas de bienes o prestaciones de servicios son de un mes y la fecha de factura se ha realizado en un mes posterior. Si este es vuestro caso seguir leyendo… Aprovecho para recordar que para las empresas que están en el SII, es obligatorio indicar la fecha de devengo de la operación, en el caso de que no coincida con la fecha de factura, al realizar el envío del registro al suministro de información. Cómo se devenga el IVA según el artículo 75 de LIVA. En dichas comprobaciones la AEAT está verificando que tal y como indica el artículo 75 de LIVA se devenga el impuesto correctamente. 1.º En las entregas de bienes, cuando tenga lugar su puesta a disposición del adquirente o, en su caso, cuando se efectúen conforme a la legislación que les sea aplicable. 2.º En las prestaciones de servicios, cuando se presten, ejecuten o efectúen las operaciones gravadas. Por ello, según dicho artículo 75 de la LIVA, el período en el cual debemos ingresar el IVA repercutido en las facturas emitidas se corresponde con la fecha de devengo y NO con la fecha de factura (en el caso en el que no coincidan), aunque el reglamento de facturación según el artículo 11, nos indique lo siguiente: 1. Las facturas deberán ser expedidas en el momento de realizarse la operación. No obstante, cuando el destinatario de la operación sea un empresario o profesional que actúe como tal, las facturas deberán expedirse antes del día 16 del mes siguiente a aquél en que se haya producido el devengo del Impuesto correspondiente a la citada operación. Por tanto, aunque las operaciones que se devenguen en un mes, podemos facturarlas hasta el día 15 del mes siguiente, el IVA de esas operaciones tiene que ingresarse por la fecha de devengo y llevarlas al libro registro de facturas emitidas por dicha fecha, con lo cual puede NO coincidir el período en el que liquido el IVA repercutido en el modelo 303 y el libro registro de facturas emitidas, con la fecha del asiento contable de dicha factura. ¿Qué ocurre si no tengo en cuenta la fecha de devengo? A parte de la liquidación correspondiente, haciendo...

Qué régimen de IVA deben aplicar las agencias mayoristas de viajes. Dentro de la problemática en el Impuesto Sobre el Valor Añadido del REAV (Régimen Especial de Agencias de Viajes) hay una que es bastante habitual y es que régimen aplicar en caso de ser una Agencia que no trata con el viajero en última instancia sino que vende el “viaje” (entendiendo viaje como paquete que incluye transporte y/o alojamiento) a otra agencia para que esta lo venda. El artículo 141 de la Ley de IVA pone como primer requisito para la obligación de aplicar este régimen que se aplicará “a las operaciones realizadas por las agencias de viajes cuando actúen en nombre propio respecto de los viajeros…”. Una agencia minorista que adquiere el viaje bien a otra agencia mayorista o bien a los alojamientos y/o transportes directamente para vender el viaje al cliente final parece claro a priori (aunque puede no ser así) que actúa en nombre propio respeto del viajero, pero ¿qué ocurre con una agencia mayorista que prové a la minorista en lugar de al viajero directamente? En principio parece que la redacción de la norma puede llevar a confusión. Pues bien, en diversas consultas vinculantes la Dirección General de Tributos contempla que las agencias mayoristas tengan que aplicar el REAV si cumplen los requisitos de la propia ley (Por ejemplo las consultas V0958-16 o V0186-16). La clave reside en si jurídicamente se actúa en nombre propio respecto del viajero o no. La dirección general de tributos pone de manifiesto en su doctrina que “debe considerarse que las agencias de viajes actúan en nombre propio frente al viajero cuando actúen en nombre propio frente a otras agencias de viajes que prestan los servicios a dichos viajeros, de tal manera que los servicios prestados a estas últimas agencias deberán tributar en régimen especial si reúnen el resto de los requisitos legalmente establecidos”. Por tanto, el facturar a otra agencia en lugar de al viajero a priori no excluye de por sí el tener que aplicar el régimen especial de agencias de viajes. Cuándo aplicar el REAV en las agencias mayoristas de viajes. Todo dependerá de si se actúa en nombre propio o no, determinado este aspecto en la propia Dirección General de Tributos de la siguiente forma: a)Que la determinación de si una agencia de viajes actúa frente al viajero en nombre propio o en nombre y por cuenta de un tercero, resultará de los pactos existentes entre la agencia y este último. b)Que dicha circunstancia es una cuestión de hecho que deberá probarse en cada caso por los medios admitidos en derecho. Por tanto parece importante revisar los contratos y/o acuerdos de colaboración entre agencias o redactarlos correctamente en el momento de su realización para comprobar si...