Tras los daños provocados por la Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA) los pasados 12, 13 y 14 de septiembre, las reclamaciones a las compañías de seguros se han disparado hasta récords históricos. ¿Cómo proceder para realizar la reclamación de daños por la DANA o por otras situaciones catastróficas, y recibir las indemnizaciones que nos corresponden con todas las garantías legales? En este post, te lo explicamos.Este proceso de reclamación de daños por la DANA y otras situaciones catastróficas rige tanto para los casos en los que los daños estén cubiertos por tu seguro privado, como en aquellos otros en los que debas recurrir al Consorcio de Compensación de Seguros por no cubrir tu seguro siniestros extraordinarios. En este último caso, la solicitud puede hacerse tanto on-line al Consorcio como a través de tu asegurador. Fases del proceso de reclamación de daños por la DANA y otras situaciones catastróficas El proceso de reclamación de daños por la DANA y otras situaciones se divide en tres fases:Declaración del siniestro en los 7 días posteriores al mismo y valoración de los daños Peritación y determinación de los daños en caso de desacuerdo (40 días) Pago de la indemnización correspondiente (entre 40 días y 3 meses)Declaración de siniestro Salvo que tu póliza fije un plazo más amplio, deberás formalizar una declaración de siniestro y remitirlo a la aseguradora. El plazo máximo es de 7 días desde que tuviste conocimiento del mismo. Desde el momento de la declaración, tienes la obligación de informar a la aseguradora de la relación completa de los bienes afectados por el siniestro y el valor estimado de los mismos. Esta información debes proporcionársela en los 5 días siguientes.Es posible formalizar la declaración fuera de plazo. En este caso, la aseguradora podrá reclamarte los daños y perjuicios ocasionados por la declaración tardía. Además, ten en cuenta que deberás formalizar tantas declaraciones como siniestros ocurran.Asimismo, debes estar preparado para dar a la aseguradora toda la información que necesiten acerca del siniestro. Algunos de los datos que debes tener a mano son:Datos del asegurado y el número de referencia de la póliza Fecha del siniestro y su causa (inundación o lluvias) Persona y teléfono de contacto para la tasación En el caso de los seguros agrícolas, la referencia SIGPAC de las parcelas siniestradas, si existen frutos caídos en el suelo y la fecha prevista de recolecciónAsegúrate de haber recibido el acuse de recibo. La fecha de notificación de tu declaración es relevante para el cálculo de los plazos de pago e indemnización por demora. Valoración de los daños En un escenario ideal, la valoración de los daños se efectúa de común acuerdo entre el asegurado y el asegurador. Si se produce tal acuerdo, la tasación...

La reciente sentencia de la Audiencia Provincial de Valladolid del 26 de Junio del 2018 ha venido a sentar jurisprudencia acerca del carácter limitativo de derechos de la cláusula de robo de mercancías en espacios o recintos sin la debida vigilancia. Las pólizas de seguros de mercancías suelen contener una cláusula de exoneración de responsabilidad de la aseguradora en caso de robo de la mercancía transportada que haya sido estacionada en espacios o recintos sin la debida vigilancia. El tema origen de controversia en este tipo de asuntos es la calificación de estas cláusulas como delimitadora del riesgo o como limitativa de derecho del asegurado, dado que según se considera de una u otra especie los efectos son distintos. Se entiende por cláusula delimitadora del riesgo aquella que ambas partes introducen de común acuerdo en el contrato para definir o delimitar el riesgo objeto de cobertura por parte del asegurador, así como las garantías que quedaran aseguradas y excluidas por dicho contrato. Por el contrario, se entiende por cláusula limitativa de derechos aquellas que se encuentran circunscritas al ámbito de los derechos del asegurado, debiendo destacarse de una forma especial y estando sujetas al requisito de la específica aceptación por escrito por parte del asegurado, requisito que viene impuesto por la Ley de Contrato de Seguro. La mencionada sentencia opta por calificar dicha cláusula como limitativa de derechos del asegurado en base a los siguientes argumentos: El contenido de la misma no se ajusta ni a la naturaleza ni a la función inherente a la propia de las cláusulas delimitadoras del riesgo, ya que no se  individualiza el riesgo por el robo de la mercancía ni se establece su base objetiva, sino que el criterio que incorpora (“espacios o recintos sin la debida vigilancia”)  viene a limitar la cobertura inicialmente pactada, apartándose así del contenido natural del contrato de seguro. En virtud de la trascendencia que tiene para el asegurado, dicha cláusula debe quedar sujeta a las exigencias formales que establece la Ley del Contrato de Seguro. A pesar de que en la totalidad de los contratos de seguro en la cláusula final se establece que el asegurado reconoce haber recibido un ejemplar de la misma, haberla leído y entendido, y manifiesta expresamente su conformidad y aceptación, declarando conocer y aceptar las cláusulas limitativas esta mención, no excluye de ningún modo la exigencia de específica aceptación preceptuada por la Ley de Contrato de Seguro. Esta cláusula final goza de carácter genérico, no siendo válida como aceptación de la cláusula limitativa de derechos objeto de controversia, ya que la misma debería ser específicamente aceptada por escrito. A pesar de que hay sentencias que siguen calificando este tipo de cláusulas como delimitadoras del riesgo, parece que se...