BLOG

Compraventa de productos agrícolas

Los pleitos que vienen: Tres consejos para estar legalmente preparados ante una disputa sobre compraventa de productos agrícolas

Este año estamos viviendo una campaña con mucha incertidumbre en algunos sectores de la agricultura. Por este motivo, es previsible una escalada de la litigiosidad en los contratos de compraventa de productos agrícolas por cuestiones tales como el precio del género, su calidad, el cumplimiento de las fechas de recogida, etc.

En este tipo de litigios suelen discutirse elevadas cantidades económicas. Debido a ello, el desenlace de los mismos puede suponer la diferencia entre salvar los muebles o tener que cerrar una empresa.

Por este motivo, es importante que, tan pronto como tengamos la sospecha de que una disputa con un cliente o un proveedor puede acabar en un pleito, actuemos de manera proactiva de cara a defender nuestros intereses.

Con ello, aumentaremos las posibilidades de alcanzar un acuerdo satisfactorio con la otra parte sin necesidad de llegar a juicio. Además, nos garantizaremos una mayor probabilidad de éxito en caso de acabar en un procedimiento judicial o arbitral.

Prepárate ante una posible disputa sobre compraventa de productos agrícolas

A continuación, os damos una serie de consejos acerca de cómo prepararse legalmente para este tipo de controversias:

Déjalo todo bien documentado

Una práctica habitual en la compraventa de productos agrícolas es llevar a cabo operaciones con un mero compromiso verbal.

Ello da lugar a discrepancias interpretativas tan pronto como se produce alguna circunstancia imprevista (bajadas del precio de la fruta, una plaga, un pedrisco…). Por eso, en el sector, suele distinguirse entre el “trato” y el “contrato” plasmado por escrito, cuyos términos muchas veces no coinciden.

Esta falta de rigor, igualmente predicable del resto de documentos que se utilizan para reflejar la ejecución de la relación contractual (facturas, albaranes, partes de corte…), puede dificultar la defensa de la parte que necesite acreditar los términos de la misma o el cumplimiento de sus obligaciones ante un eventual conflicto, colocándola en la tesitura de aceptar un acuerdo perjudicial para sus intereses o enfrentarse a un procedimiento de alto riesgo.

Por este motivo, es esencial que, en el momento que cerremos un acuerdo, nos aseguremos de que los términos pactados queden plasmados por escrito. Además, debemos instruir a nuestro personal comercial, administrativo y de campo para que la documentación que se genere durante la ejecución del contrato sea correctamente cumplimentada y registrada.

Solicita asesoramiento legal desde el primer momento

Otro error habitual en este tipo de litigios es esperar a la ruptura de las negociaciones con la otra parte e,  incluso, a recibir una demanda judicial, para recabar el oportuno asesoramiento legal.

Lo ideal sería contar con el consejo de un abogado cuando nos planteemos celebrar una compraventa de productos agrícolas. Desafortunadamente, no siempre es así.

Ahora bien, lo que resulta una auténtica temeridad es que, ante una discusión o conflicto con un proveedor o cliente que tenga visos de acabar ante un tribunal, optemos por la “estrategia del avestruz”. Esto es, meter la cabeza bajo la arena, con la esperanza de que, cuando la saquemos, el problema haya desaparecido.

Así, por ejemplo, enfrentarse a una disputa en la que ambas partes sostienen que existe un incumplimiento contractual de la otra sin el asesoramiento legal adecuado puede dar lugar a contradicciones en nuestra actuación. Esto puede ocasionar que, cuando decidamos contratar los servicios de un abogado, nuestras posibilidades de defensa se hayan visto seriamente perjudicadas.

Nada de un “experto”, ¡necesitas un perito!

Los conflictos derivados de la compraventa de productos agrícolas suelen versar sobre aspectos de carácter técnico agrícola. Esto dota a los dictámenes periciales de una gran utilidad para defender las respectivas posturas de las partes.

Pese a ello, es relativamente habitual que las partes no recaben la opinión de ningún experto en la materia. En otros casos, se limitan a pedir a su departamento de calidad que prepare un informe técnico. A la postre, esto puede dar lugar a graves inconvenientes para preparar su estrategia de defensa.

Los tribunales atribuyen a los dictámenes periciales una mayor credibilidad que a los simples informes técnicos

Los tribunales atribuyen a los dictámenes periciales una mayor credibilidad, ya que, a diferencia de los informes técnicos, se emiten bajo juramento o promesa de veracidad (artículo 335.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil). En consecuencia, en un procedimiento judicial, no debemos limitarnos a presentar un informe técnico, dado que la otra parte puede aportar un dictamen pericial con mayor valor probatorio.

Al mismo tiempo, dicho juramento o promesa impide a los peritos tener por ciertos hechos de los que no hayan tenido conocimiento personal. Por este motivo, si existen circunstancias técnicas que puedan ser relevantes para resolver la  disputa (si la fruta está afectada por una plaga, cuál es su estado de maduración…), debemos consultar a nuestro abogado si conviene encargar un dictamen pericial. Si no lo hacemos y la disputa acaba en juicio, es posible que el perito que designemos se vea limitado al pronunciarse sobre tales circunstancias.

Finalmente, no debemos olvidar que la disputa con nuestro proveedor o cliente puede terminar en juicio. Es probable que el perito entonces tenga que comparecer para defender su dictamen frente al abogado de la parte contraria. Por ello, es muy recomendable que el perito tenga experiencia judicial previa.

Conclusión

Así pues, a la hora de enfrentarse a un posible litigio derivado de una compraventa de productos agrícolas, lo fundamental es poder demostrar el cumplimiento de nuestras obligaciones desde el primer momento, así como recabar lo antes posible el asesoramiento de profesionales cualificados en la materia. Y es que, como dice el refrán, “hombre prevenido vale por dos”.

Si tienes alguna consulta, en Carrillo Asesores estaremos encantados de atenderte.

 

Jose Segura

José Segura

Abogado en Carrillo Asesores

968 24 22 58
Murcia – Madrid – Yecla – FuenteÁlamo – Lorca – Torres de Cotillas – Molina – Argelia – Valencia

SIGUIENTE
ANTERIOR

Artículos Relacionados


No hay comentarios

Comenta esta noticia