Dirección financiera post coronavirus

Actualizado: feb 8

Venimos informando desde nuestro blog de todas las novedades legislativas que se están produciendo desde el Real Decreto Ley 463/2020 que declaraba el estado de alarma. Algunas dan herramientas a las empresas para conseguir liquidez y financiación. Una de estas posibilidades de financiación son por ejemplo los préstamos ICO


Es importante entender las necesidades de nuestra empresa para saber si debemos usar estas nuevas herramientas de financiación y liquidez. Por esto queremos hablar de la necesaria dirección financiera post coronavirus.


La situación de pandemia global por el Covid-19 se podría catalogar en economía como un cisne negro (Black Swan): un hecho inesperado, de consecuencias catastróficas y a lo que se le encuentra explicación a posteriori. Sin entrar en si el coronavirus encaja al 100% en esta famosa teoría, lo que es evidente son las consecuencias para las empresas a todos los niveles de esta crisis sanitaria. Y que también es imprescindible tomar el camino correcto ahora para superarla, una mala decisión puede ser fatal para el futuro de la empresa.


En qué consiste la dirección financiera post coronavirus


De manera más o menos directa, está claro que esta crisis va a afectar a la práctica totalidad de todos los negocios existentes en la actualidad. La empresa puede haber sido obligada a un cierre temporal o haber reducido su demanda o destrozada su liquidez.


Quien siga adelante debe estar preparado para este nuevo escenario económico. Con una adecuada dirección financiera post coronavirus nos aseguraremos de tomar las decisiones correctas. Esta se compone de una serie de puntos a tener en cuenta:

  1. Análisis de gastos fijos.

  2. Liquidez y estructura.

  3. Posibilidades de financiación.

  4. Estudio de la demanda próxima y futura.

  5. Escenarios futuros.

  6. Seguimiento posterior (fundamental)

Desarrollamos estos puntos a continuación.


Análisis de gastos fijos


En primer lugar, la empresa debe empezar por sí misma. Analizarse como nunca lo ha hecho antes. Es importante conocer el proceso productivo y cuantificarlo. Con esto conoceremos los gastos fijos necesarios para el funcionamiento de la misma.


Liquidez y estructura


Una vez definida la estructura mínima de funcionamiento, la empresa tiene que ser consciente de si dispone de los recursos para poder volver a funcionar. Para ello debe echarse un vistazo a la estructura financiera y a la liquidez disponible. Es importante cuantificar esta liquidez y, no menos importante, analizar si es una estructura correcta. Sobre todo el endeudamiento con entidades financieras disponible. También el margen con cada entidad en caso de que necesite fondos.


Posibilidades de financiación


Parte importante de esta dirección financiera post coronavirus será analizar las posibilidades de financiación. Si se necesitan fondos será conveniente analizar qué posibilidades existen para obtenerlos, ya que hay varias (financiación bancaria, aportaciones propias, emisión de instrumentos de deuda, crowdfunding, crowdlending…) y ver cuáles son factibles.


Estudio de la demanda próxima y futura


Dentro de esta dirección financiera post coronavirus es muy importante hacer un estudio de la demanda próxima y futura. Debemos asumir varios escenarios posibles. Sería muy intrépido asumir unas previsiones de demanda “ciertas” ante la incertidumbre existente. Lo más prudente sería “ponerse en lo peor” y luego también pensar en que a lo mejor las cosas pueden ir mejor ir más allá y pensar en como pueden ir mejor (nuevos productos, nuevos mercados, nuevos proyectos…) y sobre todo cuantificar todo eso de manera objetiva.


Escenarios futuros


Teniendo cuantificado y analizado tanto el negocio como la posible demanda, la empresa debe establecer varios escenarios futuros en función de las distintas posibilidades tanto de demanda como de productividad como de opciones de liquidez. Y lo más importante, realizar un seguimiento con cierta periodicidad (mensual suele ser lo ideal) para ver que previsiones se van cumpliendo y en función de eso, ayudar a la empresa a tomar decisiones que contribuyan ya no a su supervivencia, sino a superar esta situación de incertidumbre de una manera reforzada. Esta dirección financiera post coronavirus, con sus planes de contingencia definidos y adaptada a las necesidades específicas de cada empresa, se antoja fundamental en el corto plazo.


Con esta dirección financiera post coronavirus desde Carrillo Asesores te ofrecemos la posibilidad de encontrar respuesta a estas preguntas y arrojar un poco de certeza en el escenario de incertidumbre que se viene con el objetivo de ayudar a la empresa en la toma de decisiones. También acompañar a la misma en el camino de una manera personalizada. Ninguna empresa es igual a otra y cada una tiene sus necesidades específicas. Se trata de, una vez establecidos los escenarios posibles y adoptadas las primeras decisiones, analizar sus consecuencias y si éstas marchan en la dirección adecuada. Y si no es así, analizar porqué y tratar de solucionar los problemas con los planes de contingencia establecidos.


Si tienes cualquier duda o necesitas alguna aclaración al respecto, contacta con nosotros. En Carrillo Asesores estaremos encantados de atenderte.




5 vistas0 comentarios

COMPARTIMOS CONOCIMIENTO