Ciertamente, los efectos fiscales de un Brexit Duro pueden ser muchos dependiendo de tu situación. En este post vamos a aclarar cuáles afectan a las personas físicas.Como contamos en una publicación anterior de Carrillo Asesores, tras la última decisión del Consejo Europeo, se ha prorrogado hasta el próximo 31 de octubre el plazo de salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit). El Acuerdo de Retirada contempla un período transitorio hasta el 31 de diciembre de 2020. Durante este periodo se seguirá aplicando la legislación comunitaria en el Reino Unido. Legislación que afecta al mercado interior, unión aduanera y las políticas comunitarias.Si en la fecha de salida no estuviese en vigor el Acuerdo, se produciría un "Brexit Duro". El Reino Unido pasaría a tener la consideración de tercer país. Por lo tanto, no tendría ninguna preferencia específica, lo que podría tener un efecto significativo en materia tributaria. EFECTOS FISCALES DE UN BREXIT DURO PARA PERSONAS FÍSICAS Las principales efectos fiscales de un Brexit Duro para personas físicas serían las siguientes: IRPF: - Exit tax. Los contribuyentes cuya residencia cambiase al Reino Unido no podrían disfrutar del régimen especial previsto en el artículo 95.bis.6 de la Ley del IRPF para las ganancias patrimoniales derivadas de acciones o participaciones, que sí se prevé para cambios de residencia a otro Estado Miembro de la UE o del Espacio Económico Europeo. - Imputación temporal de rentas en cambios de residencia. Imposibilidad de aplicar el régimen especial de imputación temporal de rentas previsto en el artículo 14.3, por cambios de residencia al Reino Unido, al restringirse a Estados Miembros de la UE, por lo que todas las rentas pendientes de imputación deberán integrarse en la base imponible correspondiente al último período impositivo que deba declararse por IRPF. - Transparencia fiscal internacional. No aplicación de la excepción al régimen de transparencia fiscal internacional regulada en el artículo 91.15 de la Ley del IRPF, prevista para Estados Miembros de la Unión Europea, por lo que en determinados casos se haría tributar a los contribuyentes por rentas obtenidas por entidades no residentes en las que participan significativamente. - Instituciones de Inversión Colectiva (fondos de inversión). Exclusión del régimen de diferimiento de las ganancias patrimoniales obtenidas en Instituciones de Inversión Colectivas en caso de reinversión, para aquellas ubicadas en el Reino Unido, ya que se restringe su aplicación a las constituidas y domiciliadas en algún Estado Miembro. - Coeficientes de abatimiento. No resultarían de aplicación los coeficientes de abatimiento regulados en la DT 9ª de la Ley del IRPF para la venta de acciones cotizadas en el Reino Unido, adquiridas antes de 31 de diciembre de 1994, que permiten minorar las ganancias patrimoniales. - Loterías y apuestas. No se aplicará el tipo de gravamen especial del 20%. Se aplica el tipo correspondiente a...

El Reino Unido tiene hasta el 31 de octubre de 2019, como máximo, para ratificar el acuerdo de salida negociada con la Unión Europea. De lo contrario, saldrá de la Unión Europea sin acuerdo. Esto es lo que se conoce como Brexit duro. Existen dos escenarios de salida: - Si se ratifica el acuerdo de retirada: el Reino Unido abandonará la Unión de forma ordenada, como muy tarde el 31 de octubre de 2019. La legislación de la Unión Europea dejará de aplicarse en el Reino Unido. Esto se producirá a partir de 1 de enero de 2021, es decir, después de un período de transición hasta el 31 de diciembre de 2020. Este periodo puede ampliarse de uno a dos años.- Si el acuerdo de salida no se ratifica, Brexit duro: el Reino Unido abandonará la Unión de manera desordenada. Esto significa que no habrá un período de transición y la legislación de la UE cesará de aplicarse en el Reino Unido a partir del 1 de noviembre de 2019, si el Parlamento británico no ratifica el acuerdo de salida antes del 31 de octubre de 2019. Esta opción es la conocida como “Brexit Duro”.Cualquiera de las dos opciones afectarán a las empresas españolas.A falta de un acuerdo de salida, las normas aplicables a otros terceros países, con los que la Unión tiene una relación comercial, se aplicarán en el comercio europeo con el Reino Unido, a partir de la fecha de salida. Estas reglas se traducirán esencialmente en: - El restablecimiento de los trámites aduaneros con el Reino Unido. Por lo tanto, será necesario presentar una declaración para la importación y exportación de bienes al Reino Unido. Estos trámites se pueden realizar fuera de la frontera con los procedimientos existentes.- El restablecimiento de trámites de tránsito de mercancías. Los británicos han expresado su intención de unirse a la Convención para el Tránsito Común, una vez fuera de la Unión Europea. Este Convenio es la base legal del sistema de tránsito. Se aplica tanto para la Unión Europea como para algunos de sus vecinos, como Suiza. La fecha de entrada en vigor de las disposiciones de esta Convención con el Reino Unido no se conoce en esta etapa. La Comisión está trabajando con los Estados parte de la Convención para obtener su acuerdo lo antes posible.- El restablecimiento de los trámites de seguridad (ECS / ICS) en la salida y la entrada en el territorio.Por lo tanto, la salida del Reino Unido de la UE implicará el establecimiento de una frontera aduanera. Esto supondría un coste adicional, con un impacto directo en el precio de los bienes importados. Aranceles en caso de Brexit duro Por el momento, no se ha negociado ningún acuerdo preferencial entre...