FINANCIACION A COSTE CERO EN TIEMPOS DE CRISIS

A IMPORTANCIA DE LA FINANCIACIÓN A COSTE CERO EN TIEMPOS DE CRISIS

En tiempos de crisis, unos de los principales problemas que les surgen a las empresas es la falta de financiación.

Y no hablamos de falta de financiación para acometer nuevos proyectos de inversión, o para expandir el negocio en otros segmentos geográficos o para diversificar el negocio lanzando otra línea de productos (que también falta) sino de falta de financiación para cubrir el día a día.

Esta escasez de financiación bancaria a corto plazo (pólizas de crédito y líneas de descuento muy caras) entre otras razones, hace que en época de crisis adquiera más importancia la financiación que surge con las compras a proveedores.

¿Qué es la financiación espontánea?

La llamada financiación espontánea comprende fuentes de financiación que “aparecen” sin que la empresa lo solicite a ninguna entidad bancaria ni a cualquier otro agente externo.

Esto es, cuando le pagamos a un proveedor a treinta días, estamos disponiendo de su dinero durante ese periodo de tiempo (nos estamos financiando a su costa).

Sucede lo mismo con las remuneraciones de los empleados, que aunque se van devengando día a día, se pagan a final de mes y mientras tanto la empresa puede disponer de ese dinero.

También ocurre con el impuesto sobre el valor añadido o las retenciones del impuesto sobre la renta de las personas físicas o del impuesto sobre sociedades.

Depende mucho del tipo de negocio y de la estructura que éste tenga, pero en general estas fuentes de financiación son básicas para la supervivencia de la empresa en la medida en que sea un negocio en el que no se cobre al contado.

Si no existiera esta financiación espontánea, habría que recurrir a financiación externa para cubrir los desfases de tesorería provocados por la falta de cobros al instante, con el consiguiente coste que esto acarrea, tanto financiero como coste temporal de gestión.

¿Qué costes tiene la financiación espontánea?

La financiación espontánea es a coste cero salvo en el caso de que el proveedor ofrezca un descuento por pronto pago.

En este caso, el no pagar acarrearía un coste financiero implícito y nada despreciable.

Se puede ver con un ejemplo (se obvia el Impuesto sobre el Valor Añadido de la operación para simplificar cálculos):

Imaginemos que nuestra empresa compra material por 100€ y que normalmente, a ese proveedor le pagamos las facturas a los treinta días. Sin embargo en este caso nos ofrece un descuento por pronto pago de un 2% si pagamos en 5 días.

¿Cual es el coste de no pagar en cinco días?

El coste real de no utilizar el descuento por pronto pago ofrecido por el proveedor se calcula siguiendo la ley de capitalización simple, con la base del año comercial utilizada en finanzas (360 días):

98×{1+(25i/360)}=100

Si se resuelve la ecuación resulta un tanto de interés de un 29,38% anual equivalente. Esto quiere decir que:

  1. En caso de no pagar en los cinco días de plazo en los que el proveedor nos permite aplicar el descuento por pronto pago, asumiríamos ese coste anual equivalente. Para generar esos 2 € en 25 días a partir de 98 € tendríamos que invertirlos en algo que nos diese un 29,38% anual de rentabilidad, algo inviable.

  2. En caso de pagar dentro de esos cinco días, una mercancía que tendría un coste de 100 nos saldría por 98 € simplemente por pagar antes, con lo que esos 2 € de diferencia son un ingreso.

Como se puede apreciar, el no aprovechar los descuentos por pronto pago tiene un coste muy elevado (superior a cualquier rentabilidad de cualquier activo que haya en el mercado) por lo que interesa aprovecharse del descuento siempre y cuando el coste de no acudir al descuento sea superior al de hacerlo.

¿Qué ocurre si no se posee efectivo para el pronto pago?

Si no se posee efectivo en ese momento, en la medida en que el coste de conseguir el dinero de fuentes externas (por ejemplo de una póliza de crédito) sea inferior a ese 29,38%.

Financieramente también interesará acogerse a ese descuento.

Por ejemplo si el tipo de interés anual de un préstamo de cien euros es del 5%, interesa pedir el préstamo y pagar en plazo para aplicarse el descuento por pronto pago citado, ya que ese coste es inferior al de no acudir al descuento.  

Como he mencionado, financieramente parece que siempre interesa acogerse al descuento por pronto pago en la medida en que el tanto de descuento sea superior al coste del pago por nuestra parte pero, ¿y fiscalmente?

Los descuentos por pronto pago se comportan contablemente como un ingreso.

Nos cuesta menos la mercancía de lo previsto en un principio, por tanto este importe sumará a la base imponible del impuesto sobre sociedades y tendrá un coste del tipo impositivo del impuesto en el periodo correspondiente.

Veamos el ejemplo de la operación anterior (obviando el impuesto sobre el valor añadido y suponiendo un 25% de tipo impositivo del impuesto sobre sociedades):

  1. Caso A, sin aplicar descuento:

Exceptuando la operación del ejemplo anterior, se supone una base imponible de 1.000 euros de beneficios.

Si tenemos en cuenta la operación de compra de 100 euros (gasto) sin aplicar el descuento, la base del impuesto será de 900 euros.

Por tanto, la cuota a pagar del impuesto sobre sociedades, 900 x 0,25 = 225 euros.

  1. Caso B, aplicando el descuento:

Con las mismas cifras del caso A, teniendo en cuenta la operación de compra de 100 euros aplicando el descuento, la base del impuesto será 902 euros.

Por tanto, la cuota a pagar del impuesto sobre sociedades, 902 x 0,25 = 225,50 euros.

Como se aprecia al ser un ingreso fiscal, el descuento repercute en una mayor cuota en el impuesto sobre sociedades, aunque este aumento de cuota al ser un porcentaje sobre la base siempre será menor que el descuento obtenido.  

En conclusión, tanto desde un punto de vista financiero como fiscal, en circunstancias normales siempre interesa tomar los descuentos por pronto pago que nos ofrezcan los proveedores, aunque siempre conviene cuantificarlo primero.


Daniel Borrachero

Asesor Fiscal en Carrillo Asesores

968 24 22 58 Murcia – Madrid – Yecla – Fuente Álamo – Lorca – Molina – Torres de Cotilas – Argelia – Valencia

Consulte con nosotros, podemos solucionar sus problemas.

Con este blog queremos ayudar al empresario y administrador a conocer mejor el marco legal y fiscal donde hace negocios. Las publicaciones y comentarios que aquí se reflejan son de carácter general por lo que no constituyen asesoramiento jurídico.

#contabilidad

274 vistas0 comentarios

COMPARTIMOS CONOCIMIENTO

Recibe artículos de actualidad, próximas citas, vídeos, eBooks o utilidades en tu email

logo-header@3x-10.png
  • icon_facebook@3x-2
  • icon_twitter@3x-2
  • icon_linkedin@3x-2
  • icon_instagram@3x-2

|

|

|