top of page

Smart Contracts, ¿Es la tecnología legal del futuro? ¿Cómo funcionan?

A menudo, oímos que las innovaciones tecnológicas han venido para hacernos la vida más fácil, pero muchas son tan complicadas de entender que al final desistimos. Es por ello, que en Carrillo Asesores te queremos ayudar a entender qué son los Smart Contracts (o en castellano, contratos inteligentes) ya que son la tecnología legal del futuro.


Estos contratos, llevan intentando abrirse paso desde el 1996, año en el que su creador, Nick Szabo publicó un artículo hablando de ellos. Lo curioso, es que no ha sido hasta el descubrimiento de la tecnología Blockchain, que los Smart Contracts han podido despegar y convertirse en lo que son hoy en día.


Qué es la tecnología Blockchain


Antes de entrar en materia, es necesario que entendamos qué es la tecnología Blockchain (o cadena de bloques), ya que los contratos inteligentes se basan en ella para funcionar. Una cadena de bloques es una base de datos distribuida que se comparte entre los nodos de una red informática. Un nodo, es un punto de conexión a una red desde el que se recibe, crea o manda información. Como base de datos, una cadena de bloques almacena información electrónicamente en formato digital. Sirven entre otras muchas cosas para registrar un software. te lo explicábamos en nuestro post ¿Registrar un Software? Sí, pero cómo.


¿Qué son los Smart Contracts?


Son programas almacenados en la Blockchain, o cadena de bloques, que se ejecutan automáticamente cuando se cumplen las condiciones predeterminadas en un contrato. Normalmente, se utilizan para automatizar los acuerdos. De este modo todos los participantes puedan determinar los resultados inmediatamente sin ninguna intervención intermediaria ni pérdida de tiempo.


Ejemplo de Smart Contract o Contrato Inteligente


Para clarificar un poco más este concepto, como todo en la vida, lo vamos a entender mejor con un ejemplo. Imaginemos una situación en la que hay un servicio de entrega de un paquete en el que opera un Smart Contract. Como ya sabemos, los contratos inteligentes operan de manera automática según las condiciones en las que se programe. En el momento en el que se verifique la entrega real del paquete, el propio Smart Contract mandaría automáticamente el pago a la empresa que ha realizado el servicio.


Qué beneficios aportan los Smart Contracts


Ahora bien, lo más interesante de todo esto, son los beneficios que nos va a aportar esta nueva tecnología. ¿Qué avances nos va a permitir hacer?

  1. En primer lugar, estos contratos hacen realidad que no sea necesaria la intervención de un tercero para perfeccionar el contrato. Esta reducción de costes que se puede dar al no contar con más actuación humana, los hacen muy atractivos para cualquiera.

  2. A continuación, otro beneficio lo encontramos en la seguridad y la confianza que nos aporta la cadena de bloques. Esto se debe a que la Blockchain es pública y todos estos contratos se graban allí. Esto disminuye algunos factores como el riesgo de estafa o la pérdida o desaparición del contrato. Además, al estar grabado y en una red pública, hace que los contratos sean inmutables.

  3. Por último, al ejecutarse automáticamente las tareas del contrato, nos permite no tener que dedicar tiempo a estas tareas que antes teníamos que realizar por medios manuales, reduciendo también así, los errores humanos.

Para concluir, me gustaría dejar claro que, aunque veremos aplicaciones de los Smart Contracts mucho más en nuestro día a día en un futuro próximo, son muchas las aplicaciones que se basan ellos en la actualidad. Sin ir más lejos, se están utilizando ya en algunos proyectos de criptomonedas, como es el caso de Ethereum o en garantías de préstamos.


En Carrillo Asesores estamos al día de las nuevas tecnologías. Podemos ayudarte a formalizar un Smart Contract o Contrato inteligente. No dudes en contactar con nosotros. Nuestro Departamento de Consultoría te atenderá encantado.




150 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


COMPARTIMOS CONOCIMIENTO

bottom of page